El Hospital Universitario Infanta Sofía, ha ampliado su oferta de servicios con la incorporación de una nueva técnica destinada a tratar arritmias cardíacas graves. Se trata de la implantación de un Desfibrilador Automático Implantable (DAI), un dispositivo que, además de diagnosticar arritmias, puede aplicar la energía necesaria para desfibrilar el corazón y revertir situaciones críticas.

Esta innovadora técnica ha demostrado su eficacia en pacientes con antecedentes de arritmia ventricular grave o paro cardíaco recuperado. Asimismo, está indicada para personas con historial de infarto de miocardio extenso o miocardiopatía dilatada grave, que presentan un alto riesgo de sufrir arritmias graves. También es recomendada en patologías que afectan la frecuencia o el ritmo cardíaco, con elevado riesgo de paro cardíaco o muerte súbita.

El primer caso tratado con esta técnica en el Servicio de Cardiología del hospital fue el de un varón de 60 años, que respondió de manera satisfactoria a la cirugía y se encuentra en proceso de recuperación normal.

Los pacientes que llevan un DAI pueden llevar una vida prácticamente normal, solo necesitan revisiones específicas cada tres o seis meses y seguir las recomendaciones del médico especialista. El desfibrilador implantable actúa mediante la aplicación de una corriente eléctrica de alto voltaje para detener y revertir arritmias que podrían provocar una parada cardiaca. Este dispositivo protege de forma fiable contra la muerte súbita y no afecta la integridad del corazón y los vasos sanguíneos.

 

El Hospital Universitario Infanta Sofía, centro público de la Comunidad de Madrid, brinda atención a más de 330,000 habitantes en los 54 municipios de la zona norte de la región.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

catorce − once =