La situación de las pistas cercanas al instituto Atenea ha supuesto una división de opiniones entre los vecinos de la zona. Por un lado, están las personas que han llevado el «elevado ruido» a la Fiscalía y ,por otro, los partidarios de que el deporte no es un inconveniente para la convivencia.

Fotos: Vecinos de la zona

Hay que recordar que varias personas de la zona han emitido sus molestias a la Fiscalía de Medio Ambiente argumentando que el ruido del bote de los balones superaba el máximo permitido. Por ello, el SEPRONA se personó en el lugar y comprobó como había 63 decibelios, 3 más de los permitidos. Como consecuencia, el Gobierno de Sanse ha tenido que tomar la decisión de cerrarlas.

Diario de Sanse ha encontrado un tercer grupo. Vecinos que se quejan, pero que no han denunciado. «Hemos llamado a la Policía muchas veces y nos decían que los chavales tienen derecho a divertirse. Los vecinos también tenemos derecho a descansar. Es una vergüenza el tema de las pistas. Ningún partido político que ha tenido poder en este municipio ha hecho caso a los vecinos. Este tema ya viene de lejos», aseveran.

A su vez, discrepan de las medidas que ha puesto el Ejecutivo para evitar este conflicto. «La pista de Pasaje verde lleva un año abierta 24 horas. No puede ser cuando el Ayuntamiento tiene quejas por escrito de los vecinos. No han tomado medidas antes. El resto de pistas las cerraban y había alguien que se dedicaba a abrirlas con alicates de noche», manifiestan.

Por último, desde el Gobierno argumentan su trabajo. ««Desde hace tiempo hemos puesto medidas restrictivas de horarios, más vigilancia policial, nuevos cerramientos… Nada ha servido. Estamos trabajando en alternativas como la ubicación de nuevos espacios de juego libre antivandálico cerca del barrio. Han desaparecido cuatro de las seis pistas y el 17 de marzo no habrá ninguna, lamentablemente».

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

11 − diez =