La Unión Deportiva San Sebastián de los Reyes ha ganado al Real Club Celta de Vigo «B» 1-2 en un partido que será recordado por la efectividad de los madrileños en la primera parte y el «autobús defensivo» del segundo acto que casi le cuesta la victoria. Marcos Jiménez ponía como novedades a Javi Rueda y Jime, ante las numerosas bajas del equipo. Eso sí, la línea de cinco defensas seguía inamovible.

El Sanse, éxito con sus armas

El duelo comenzaba con dos equipos que tenían estilos muy diferentes. El Sanse buscaba llegar a la portería contraria en pocos pases y el Celta «B» a base de jugadas elaboradas. Dos formas igual de válidas de entender este deporte. Así, las ocasiones no tardaron en llegar. El primero en abrir la veda fue Borja Sánchez en el minuto 6. En un córner botado en corto el mediocentro disparaba al larguero. Parecía una acción ensayada que se quedó cerca del 0-1. Su rival iba a contrarrestar esa acción con una falta directa que Carbonell enviaba arriba. Un hecho que no hizo que los de Matapiñonera se vinieran abajo ya que Borja Sánchez tendría otra finalización que se iba fuera. Mucho ataque en los primeros diez minutos de juego de entretenimiento puro.

El Sanse, en uno de sus últimos partidos (Foto: UD Sanse)

Con el paso de los minutos el guion no se iba a mover. Cada uno con sus armas estaba bien plantado en el partido. En el caso de los gallegos tenían un añadido para hacer daño. La presión sin pelota. Eso hizo que en el minuto 18 Fomeyem cometiera un fallo y le entregara la pelota a Veiga. El capitán disparaba, libre de marca, a las manos de Bañuz, pero era un serio aviso de que despistes los justos. Perdonaba el Celta y el Sanse iba a ejecutar. En uno de los tantos balones largos, la pelota le llegaba a Fer Ruíz en la frontal para pegar un disparo dentro de la «jaula». 0-1, en un golazo para ver por la tele. El Sanse estaba compitiendo con nota alta y este tanto era un premio justo.

Con el marcador a favor se vio una versión más defensiva del Sanse. El Celta tendría el esférico ya más descaradamente. Con esos mimbres, Alfon generó miedo con un disparo se se marchaba arriba nada más sacar de centro su equipo. También Holvsgrove y Miguel Rodríguez tuvieron opciones, pero el Sanse sería el que marcaría la diferencia. Fer Ruíz avisaba primero con una pelota que sacaba en la línea de gol el defensa, tras un fallo de la zaga. A la siguiente, llegaba el 0-2. Jugada de manual en el minuto 40. Córner directo de Jime y cabezazo de Barreda en el punto de penalti. Impecable. El descanso llegaba con un resultado inesperado, a priori, pero con la sensación de que este Celta tiene calidad como para remontar.

El «autobús defensivo» dio sustos y resultado

Tras el paso por vestuarios, el Celta «B· hacía una doble sustitución ofensiva. Entraban los delanteros Iker Losada y Lautaro por el mediocentro Carbonell y el extremo Javi Gómez. Declaración de intenciones de remontada. También en su forma de jugar siendo más incisivo en ataque. El Sanse ayudaba echándose más atrás. En el minuto 57, los locales ya lograban el 1-2 con un penalti transformado por Iker Losada, tras una caída leve de Miguel Rodríguez. El árbitro estuvo muy riguroso, pero con ello los celestes estaban de lleno en el duelo. Mala pinta para el Sanse porque más defensivo no podía ser.

El equipo en el terrero de juego. Foto: UD Sanse

Más allá de la hora de juego, el Celta estaba haciendo sufrir de lo lindo a los del norte de Madrid. Era imposible aguantar toda la segunda mitad con el autobús de Marcos Jiménez puesto. No paraban de aparecer llegadas por arriba y por abajo, pero no eran finalizaciones. Ahí estuvo más listo el Sanse. Llegar y picar. Jime tuvo un cabezazo al palo y Fer Ruíz un disparo fuera, tras una contra. Era una ventaja a aprovechar. El rival estaba volcado arriba.

El Celta tenía el monólogo del choque, pero no estaba acertado de cara a puerta, más allá del penalti marcado. Sin embargo, el Sanse con poco balón estaba puntuando en ese aspecto. En los últimos quince minutos empezaba la locura de llegadas. Lautaro, por partida doble, y Miguel Rodríguez pusieron «pimienta» para el empate.

En los compases finales iba a aparecer la figura de Miguel Bañuz. Sus paradas, pocas, pero claves, iban a dar la tranquilidad necesaria. Contrastarían con las finalizaciones (ya sí) del filial gallego. Ninguna llegaría a buen puerto y eso que las tuvieron de todos los colores. El «jugar a defender»salió bien. 1-2 y tranquilidad conseguida.

Tras este resultado, el Sanse se queda con 45 puntos y rompe la mala racha de dos partidos sin ganar. Recibirá el domingo de la semana que viene a la Cultural Leonesa a las 12:00 horas.

Sanse: Bañuz; Javi Rueda (Llerena, min.68), Barreda, Juanra, Fomeyem, Sergi (Baro,min.90); Borja Sánchez, Dani Molina; Fer Ruíz, Jime (Ato,min.81); Raúl Hernández

Celta «B»: Campos; Carrique (Cedric,min.71), Martín, Castro, Medrano (Beitia, min.71); Holvsgrove, Carbonell (Lautaro,min.45); Alfon, Veiga, Javi Gómez (Losada, min.45); Miguel Rodríguez.

0-1, min.23, Fer Ruíz. 0-2, min.40, Barreda. 1-2, min.57, Iker Losada

Fuentes Martín. (Colegio cántabro) Amonestó con tarjeta amarilla por los locales a Miguel Rodríguez (min.1) y por los visitantes a Fer Ruíz (min.28), Barreda (min.42). Fomeyem (min.56), Baro (min.62), Sergi (min.82)

Jornada 31. Primera División de la RFEF. Estadio Municipal de Barreiro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here