Artículo de Santiago Izquierdo G. Bárcena. Cronista Oficial y Archivero emérito de San Sebastián de los Reyes.

Los días que preceden a la fiesta son pródigos en recuerdos, y nos hace rememorar los tendidos, los que se instalaban hasta el año 1961 en la Plaza del Ayuntamiento. Aquellos días que toda la chiquillería esperaba con impaciencia de ver como se iban apilando, en medio de la plaza, las maderas y tableros que iban a conformar los tendidos de los toros.

En San Sebastián de los Reyes la plaza de toros siempre estuvo realizada con madera, nunca fue de carros como en algunos artículos se ha dicho, sino que era un entramado de pilares de madera y tablas con lías y clavazón, y así figura en toda la documentación que sobre los tendidos se conserva.

Las primeras referencias que se guardan sobre la construcción de los tablados las encontramos a finales del siglo XVIII. En los Cuadernos de Cuentas de las fiestas del Santísimo Cristo de los Remedios aparece una partida de 4.113 reales por hacer los tendidos. Entre los ingresos aparece lo cobrado por el apartadillo del balcón de la cámara del Concejo.

Del año 1822 existe un acta fechada el 20 de agosto, en el que consta que se reúnen en la Sala Capitular de las Casas Consistoriales, los señores de Justicia y Ayuntamiento para celebrar el remate y subasta de los tendido o tablados del Mesón de la Plaza, Casa de Ayuntamiento y testero de la Iglesia, cuyo producto sirve para celebrar la festividad del Santísimo Cristo de los Remedios, que fue rematado por José Olivares Navacerrada en 2.610 reales, a pagar inmediatamente se concluyera la función de novillos, y se le den cuatro asientos para los músicos.

En un expediente de festejos confeccionado por Leopoldo Jimeno como depositario de la Comisión de Festejos en el año 1886, nos indica el importe de lo recaudado por los rematantes de los tendidos:

Vicente Uceta se quedó para el día 29 de agosto en 2.900 reales, y Juan de Mata para el día de la Virgen de Septiembre en 400 reales. A Nicanor de la Sen le pagaron 450 reales por hacer y deshacer los tendidos.

Dejando ya estos datos históricos sobre nuestra Plaza y sus tendidos vamos a otro aspecto lúdico que año tras año se celebraba en nuestra plaza y no era otro que el posado fotográfico del Día del Cristo. No había pareja, grupos de chicas y chicos, de familias que se preciase y que no se “retratase” en la Plaza con los tendidos de telón de fondo. Para corroborar esto que os digo aquí os muestro algunas fotografías que avalan lo que os digo.

Santiago Izquierdo G. Bárcena. Cronista Oficial y Archivero emérito de San Sebastián de los Reyes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here