El Diario El Mundo publicaba en primicia hace dos semanas que el Gobierno de Sanse está preparando varios escenarios, en función de situación sanitaria del momento, para que se puedan celebrar los encierros tradicionales de agosto. Limitación de aforo, correr por tramos o test de antígenos para los corredores serían dos premisas básicas.

Encierros de Sanse

Sin duda, es una buena noticia para los aficionados taurinos, e incluso para el conjunto del municipio. La localidad tiene esta tradición por bandera y gracias a ello cada última semana de agosto muchos turistas nacionales e internacionales acuden a este evento diario. Sanse es taurina, a día de hoy. En el futuro, ya veremos. Los verdaderos antitaurinos están dentro del sector de los toros. Ya se encargan algunos empresarios en poner precios prohibitivos para que la gente no acuda a las plazas. A 60 euros una localidad solo se hace taurina la clase pudiente.

Narciso, Perdiguero y los suyos tienen la obligación de preparar los encierros. Luego ya se verá si se pueden dar o no. La lógica dice que la Comunidad de Madrid no autorizará estos festejos porque estamos en pandemia, pero la previsión, por si las moscas, es un acierto. ¿Qué pasaría si los contagios bajaran de golpe y llegáramos a agosto con el país en estado «normal»? Entonces muchos sectores dirían que habría falta de previsión. Lamentablemente, esa normalidad no va a llegar tan pronto, pero al menos tener un plan siempre es alabable. Es lo que tienen que hacer.

«En periodismo se conoce como globo sonda«

Otra cosa es que en el mes de marzo, cuando se está hablando de una cuarta ola tras Semana Santa, se filtre esta noticia. Bravo por los compañeros de El Mundo, pero esto es más antiguo que el hilo negro. En periodismo se conoce como «globo sonda». Alguien comparte con un medio una información futurible para pulsar la opinión de la gente. Los políticos lo hacen mucho. Y los medios, consciente o inconscientemente, solemos caer en la trampa.

Esto también va a traer, previsiblemente, una nueva «guerra» entre el organismo regional y el ayuntamiento local. Como le de por suspender estos eventos a Díaz Ayuso (si le da por ganar en mayo las elecciones) ya tendremos el argumento de «no apuestan por los toros y nosotros sí». Por el contrario, si gobernara Ángel Gabilondo con apoyo de Ciudadanos entre otros, ¿el discurso sería el mismo? Habría que cambiar el argumentario.

No es tiempo de toros ni de fiestas en el recinto ferial de Sanse, pero tener un plan de previsión es lo mínimo exigible para nuestros políticos. Se celebren los eventos o no esperemos que nuestras señorías se comporten como adultos y no se tiren «los trastos a la cabeza» con el rival político de turno por el asunto. La salud es lo primero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here