El caso Maikan quedó sobreseído hace unos días como ya explicamos detalladamente en Diario de Sanse. La empresa, encargada del servicio de recogida de animales abandonados en San Sebastián de los Reyes y en otros municipios de la Comunidad de Madrid, no ha sido finalmente juzgada y el enfado de los Animalistas de Sanse ha sido notorio. Estos, llevan años reclamando y denunciando al ayuntamiento que las prácticas de Maikan iban en contra de los animales y el trato que recibían no era bueno ni adecuado.

Tras conocerse el resultado de la sentencia, los Animalistas de Sanse han querido suscribir y manifestar el comunicado que emitió la Federación de Asociaciones y protectoras de Madrid (FAPAM). Consideran que hay suficientes pruebas, algunas de ellas fruto de la investigación del SEPRONA, como para haber condenado a la empresa de Maikan. El enfado por parte de los animalistas es tal, que se preguntan lo siguiente: ¿»cómo se nos pide a los ciudadanos tener confianza en un sistema judicial que permite dejar impunes a unos presuntos responsables de tantas muertes»?

Por otro lado, los animalistas insisten en que los ayuntamientos desistan y no contraten a Maikan como empresa de servicio de recogida de animales abandonados. Aunque no se haya podido demostrar en el juicio porque quedó sobreseído, los animalistas no entienden por qué siguen con un contrato en vigor. Esto no acaba aquí, porque aunque por la vía judicial no hayan logrado conseguir su propósito, mandan un aviso: «La opinión pública y su cada vez mayor sensibilidad y preocupación por los derechos animales les terminará por pasar factura, que lo tengan por seguro».

Instalaciones de Maikan

Mientras estos últimos pretenden que este caso no quede en el olvido, el dueño de Maikan, José Luis F. S. no sabe si pasar página y olvidar el tema o emprender acciones legales contra los que le acusan de ser asesino. Ha asegurado que han sido años duros en los que ha recibido todo tipo de insultos y calificativos tales como «maltratador» o «asesino». «A día de hoy recibimos insultos por email», expresa José Luis. Estos hechos podrían ser perfectamente denunciables, pero aún no sabe si prefiere que la situación se calme o continuar en batallas judiciales por manchar su nombre y el de Maikan.

El dueño de Maikan ha transmitido a Diario de Sanse que le hubiese gustado que la resolución judicial se hubiese dado de otra forma. «Han sido cuatro años en vilo y todo porque la justicia lo había hecho mal», ha declarado. Manifiesta y resalta algo que aparece en la resolución judicial: «no está justificado el delito por el que se abrió el caso». Esto él lo traduce como que no hay suficientes pruebas como para culparle de lo que se le acusaba.

Al no haber pruebas, según José Luis, cree que las acusaciones vienen fomentadas y cimentadas en distintos intereses. «Hay muchos intereses de trabajo y de dinero en juego», dice José Luis. Asume que estas acusaciones son falsas y se han emitido en forma de bulo para desprestigiar a Maikan y quitar el trabajo a la empresa. «Las protectoras quieren quitarnos el trabajo», según José Luis. Resalta también que ninguna protectora tienen su capacidad de trabajo y por eso trabaja para muchos ayuntamientos que, según él, están muy contentos con el nivel de trabajo de la empresa. Por tanto, considera que las acusaciones son fruto de la envidia y del objetivo por parte de algunas protectoras de ocupar el puesto de Maikan en algunos ayuntamientos.

 


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

19 − nueve =