Cuando la pandemia comenzó, muchas fueron las iniciativas solidarias que surgieron en España. En San Sebastián de los Reyes, alguno de estos proyectos solidarios también salieron adelante. En este caso, el comedor social de la Hermandad del Cristo de los Remedios se volcó para ayudar a las personas sin hogar y personas con dificultades económicas. A día de hoy, el comedor asegura que la afluencia de las personas que necesitan ayuda es mayor incluso que al comienzo. Esto, junto a la disminución de voluntarios, condiciona esta labor solidaria.

El comedor social de la Hermandad, no solo sirve comidas de lunes a viernes. También, proporcionan bolsas de alimento a familias con problemas económicos. La responsable del comedor social, María del Mar, cuenta como han evolucionado con la situación y sus servicios desde que comenzó la pandemia. «El número de personas a las que atendemos ha crecido y cada día necesitamos más ayuda». La afluencia ha aumentado tanto que han pasado de tener uno o dos turnos de comida, a tener tres. «Ahora tenemos que dar de comer a casi cuarenta personas», cuenta María del Mar.

Bandeja de comida que sirve el comedor a sus usuarios

Donde se aprecia la solidaridad de las personases en la ayuda y las donaciones por parte de personas anónimas. También organizan recogidas que están siendo fundamentales para recaudar alimentos, aunque «con la, cada vez, mayor atención, a veces no es suficiente». A día de hoy el comedor atiende a personas derivadas de servicios sociales, Cáritas y Cruz Roja. El Ayuntamiento de San Sebastián de los Reyes cubre con los gastos las comidas de personas derivadas de servicios sociales. Sin embargo, los gastos de las que vienen de Cruz Roja y Cáritas son cubiertos por la Hermandad. «Ahí es donde necesitamos más ayuda con las donaciones porque es complicado llegar a cubrir todos los costes siendo únicamente una Hermandad», transmite María del Mar.

Además de los gastos en las comidas, hay otro del que se encarga completamente la Hermandad. Este, es el del reparto de bolsas de alimentos y productos de primera necesidad para familias con niños que tenga dificultades económicas. «El convenio con el Ayuntamiento está bien, pero no incluye este reparto de alimentos que realizamos por cuenta propia».

Mesas con mampara y protección para evitar el contagio de coronavirus entre los usuarios

Otro de los puntos por los que la responsable del comedor muestra su preocupación, es el de los voluntarios. «Algunos de los voluntarios que venían, han dejado de hacerlo por miedo a contagiarse». La falta de personas en el comedor, sobre todo para la elaboración de las comidas se está notando cada vez más. Esto coincide con que cada mes, acuden personas nuevas y el la labor se hace más complicada. La responsable del comedor ha querido transmitir que todo es seguro. «Se cumple un protocolo estricto con mamparas separadoras, uso obligatorio de mascarillas y geles hidroalcohólicos, separación de dos metros y ventilación constante».

 

Así es como el comedor social de la Hermandad del Cristo de los Remedios trabaja para realizar una labor solidaria. Labor que se hace más difícil por la mayor necesidad de las personas y la falta de voluntarios para llevar a cabo estos servicios.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

3 × 4 =