El pleno extraordinario del pasado viernes en Sanse para la aprobación del primer tramo de medidas anticrisis dejó una palabra para el análisis. Esperpento. Según la RAE, en una de sus dos acepciones, es un «género literario que se caracteriza por la presentación de una realidad deformada y grotesca y la degradación de los valores consagrados a una situación ridícula«.

¿Por qué lo calificamos así? En resumen, porque toda la oposición (izquierda y derecha) se mostró muy enfadada por «la falta de consenso del gobierno con el resto de fuerzas para llegar a pactos, ausencia de un informe detallado que aclare a donde van a ir destinados los 2,8 millones destinados a paliar la actual crisis (primer tramo de dinero que se llevó al pleno) y la tardanza en presentar esta ayuda tan necesaria para los sanseros», según ellos. Todo ello en una sesión que se convocó solo 24 horas antes.

Así, nos encontramos con que fuerzas como Vox o Izquierda Independiente (antagónicas ideológicamente) más o menos decían lo mismo en su turno de palabra. «Las formas no son las correctas, necesitamos detalles de esto…». Esto es un ejemplo de consenso político del Alcalde Narciso Romero y del vicealcalde Perdiguero: toda la oposición en contra. Tiene mucho mérito unir en opinión a cinco fuerzas distintas y pedir mientras tanto el apoyo sin condiciones para sacar esas medidas necesarias.

Luego están los presupuestos municipales 2020. Anunciados que se van a aprobar (no ya ni presentar) desde finales de 2019 y retrasados ahora por la pandemia. Mientras tanto, la mayoría de partidos de la oposición se quejan de que no los han visto de manera detallada. «¿Cómo se va a aprobar una cosa antes sin verla?»,comentan. Es el sentir general de los grupos en una muestra más de consenso político. Todos en contra de lo que dice públicamente y no hace el gobierno municipal.

Así, pasan los días en Sanse, justo cuando esta semana se cumple un año de esta legislatura. Una coalición (PSOE/ Ciudadanos) en minoría que, por tanto, necesita apoyos, y una oposición que reclama diálogo para poder sacar algo en común. En política, como en la vida, es tiempo de ayudarse unos a otros y no mirar por intereses propios como si este municipio fuera de unos pocos cual cortijo.

El coronavirus ha demostrado que, ante las desgracias sanitarias, ricos y pobres estamos al mismo nivel. ¿No da que pensar esto? ¿No deberían dejar de lado el «y tú más» y ponerse a trabajar de manera conjunta de una vez todos los partidos de Sanse? De momento, hay una cosa clara. solo hay consenso político en la oposición: todos en contra de Narciso y Perdiguero. Reflexionen, señorías.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here