El confinamiento obligatorio ha dado frutos y hablamos que después de 7 semanas aislados, en el Hospital Infanta Sofía sigue bajando los casos de COVID-19, actualmente las UCI están menos saturadas (si la comparamos con las de inicio de la pandemia) y esto es un logro grande tanto del personal sanitario como de los ciudadanos al no salir de sus casas.

No obstante, en el Infanta Sofía se siente un aire de temor al no tomar las medidas preventivas esenciales correctamente por parte del Gobierno. “Aportar los recursos de infraestructura esenciales es prevenir, tanto la torre 4 del Infanta Sofía como otros centros que tienen la capacidad, pero no están amueblados o dotados de materiales indispensables  para alojar más pacientes” afirma Belen empleada de la Plataforma Sanidad de la Zona Norte.

En cuestión con lo anterior hablado, poseemos más Hospitales que CAP pero que hacemos con muchos hospitales que no nos brindaran ni siquiera un servicio, solo nos brindan el esqueleto y en momentos así, son ventajas que ayudarían.

«Trabajar la prevención es importante, curar la enfermedad es una medida preventiva. Es el momento ideal para que el Gobierno enmiende los errores del pasado, previniendo los hechos a ocurrir y abasteciendo a todos los hospitales de material sanitario»

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro + 9 =