Diario de Sanse ha recorrido esta mañana diversos parques de Sanse para saber si los niños y niñas de la localidad están saliendo con sus padres y/o abuelos a jugar, pese al coronavirus. La realidad es que sí nos hemos encontrado niños, pero bastantes menos de lo que se esperaba. ¿La falta de conciliación familiar, el miedo, la apatía…? Pueden ser factores que expliquen esta circunstancia tan atípica en un día sin cole.

Abuela con el nieto en el Parque Reyes Católicos

La conciliación es el primer factor que puede impedir una vida normal. «He tenido que pedirme un día de asuntos propios para quedarme con mis hijos. Mañana le tocará a mi marido. Y posteriormente gastaré los días de vacaciones. Al final me juego el puesto de trabajo por no poder ir», nos asegura Ainhoa, una madre de Sanse con dos hijos de tres y cuatro años. Ella ha llevado al parque de la Calle Martín Chirino a sus pequeños sin medio.

Sin embargo, no ha sido lo habitual este miércoles. «Hemos entrado en un caos por eso no se ven muchos niños en el parque. Ayer por la tarde sí había más. Ni siquiera se ven por la calle, nos afirma Ainhoa. Y es que era muy difícil andar y encontrarse con menores acompañados de adultos. Lo cual indica que el miedo también ha llegado aquí y no solo a la hora de comprar o de acudir o no a las zonas de ocio de Sanse como Plaza Norte 2.

Si los padres trabajan, es turno, como viene siendo habitual en periodos vacacionales de los abuelos. Marcelino García, abuelo de una niña de cuatro años asegura que «para eso estamos. Lo importante es hacer caso de lo que nos dicen los expertos, eso sí, pero para mis nietos es una fiesta porque les gusta estar con nosotros».

Una niña con su abuelo en el Parque Martín Chirino

Sin duda, es una doble forma de afrontar el problema del coronavirus. Mientras que los adultos luchan para encontrar soluciones, los niños se lo toman como un juego. Día sin cole es alegría.

¿Qué opinan los profesores de su situación actual? Recordemos que a partir de infantil, los profesores deben acudir a su puesto de trabajo con normalidad para ir preparando clases, según la Comunidad de Madrid. Marta, educadora infantil de niños de 0-3 años, es una de las excepciones ha podido ir al parque de Reyes Católicos con su hijo sin temor al trabajo. «Para mí conciliar es bastante sencillo porque trabajo en el sector de 0-3 años y ayer nos dieron aviso de que no tenemos obligación de ir a trabajar porque tenemos un proyecto para seguir unas pautas», comenta.

Jubilados en el Parque Martín Chirino haciendo gimnasia

Respecto a la medida, opina que «han esperado a última hora, pero había que hacerlo así, como en Italia. En muchas empresas que conozco no han puesto demasiadas pegas para el teletrabajo. Son conscientes de que tenemos que atender a los niños.

En definitiva, este primer día de cierre de colegios en Sanse por el coronavirus ha sido un tanto atípico. Pocas niños en los parques por precaución, algunos padres con problemas para conciliar y los abuelos como solución. Habrá que estar atentos a la evolución.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × 5 =