Este fin de semana vinieron unos amigos que nunca habían estado antes en San Sebastián de los Reyes. Siempre me gusta preguntar por la visión que se llevan los forasteros cuando nos visitan y la respuesta es dura. “El pueblo no es especialmente bonito pero sí agradable, nos ha encantado pasear por la Dehesa. Hemos comido muy bien, pero lo que no se nos olvidará es que las aceras están hechas una mierda, llenas de cacas de perro o de manchas consecuencia de que ahí ha hecho sus necesidades un animal”.

Me encanta se crítico con los políticos, con los ayuntamientos o con las instituciones, pero hoy le toca el turno a los ciudadanos, más en concreto a los dueños de los perros porque lo que decían mis amigos es verdad. En Sanse hay decenas de lugares habilitados para poder ir con los perros y que hagan allí sus necesidades. ¿Por qué no los llevan a estos lugares? Generalizar es injusto porque muchos ciudadanos se portan de forma cívica, pero los cerdos que no recogen los excrementos de sus mascotas no son ni uno ni dos. Si tenemos en cuenta que el índice de personas que tienen mascota es muy grande en nuestra ciudad, el problema se dispara exponencialmente.

Lleva la bolsa de plástico me parece bien por si un día hay una emergencia antes de llegar al pipican. Sólo para días concretos, porque cuando un perro defeca en la calle, inmediatamente se mancha el suelo. ¿Qué pensarían ustedes si ven a las personas haciendo sus necesidades en plena calle Real? Pues a ese hombre o mujer les diríamos que son unos cerdos. ¿Por qué entonces sí que tenemos que soportar que lo hagan los perros y lo veamos ya como algo normal?

En los escaparates donde está ubicado Diario de Sanse he visto a veces como un perro con correa orina mientras su dueño mira tranquilamente el móvil. Esos días me dan ganas de preguntar por dónde vive el señor y su mascota, ir a su casa y orinar yo en mitad de el salón. Las calles están sucias especialmente por eso, porque muchos propietarios de mascotas son unos maleducados. Si se te ocurre decirles algo, para más inri, no te hacen ni caso.

El Ayuntamiento podría perseguir más estas actitudes podrían ponerse multas más duras, pero no nos engañemos, al final es un problema de concienciación. Somos los ciudadanos los que tenemos que demostrar que tenemos un poco de civismo y no permitir que se orine o se defeque en mitad de la calle. Es más, son los propios propietarios de las mascotas los que tienen que buscar entre ellos una solución.

Alguno se ha tomado la justicia por su mano y ha envenenado a varios perros. Eso me parece cruel y perseguible, pero los dueños de los animales tienen que darse cuenta de que la calle no es un estercolero.

1 Comentario

  1. Una vez más el mismo tema,por otro motivo ,la suciedad y la falta de civismo de tantos vecinos de nuestra ciudad. ¿han multado a alguien por dejar las cagadas de su perro en la acera o en la calle?.
    De nuevo,otro asunto No prioritario para el gobierno municipal.¿cuales son sus prioridades?.
    Se nota que los miembros del equipo de gobierno pasean poco o nada por la ciudad.
    Y la falta de civismo,pues ya es que no creo que tenga solución.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here