Por Lucía S. Fernández

Vivimos en una tiranía constante del teléfono móvil: que si llamadas, que si mensajes, que si redes sociales, la alarma, las noticias, la lista de la compra en las notas, los correos electrónicos, el tiempo…y así, demasiadas horas al día.

Cuando estás todo el día conectada al móvil corres el riesgo de que también te lleguen llamadas que te ponen una sonrisa inmensa en la cara, que hacen que te emociones y que no creas ni lo que te está diciendo tu interlocutor.

Así me sentí yo hace tan sólo unos días cuando acababa de llegar a casa del trabajo y recibí una llamada para informarme de que iba a tener el inmenso honor y privilegio de formar parte de la candidatura para presidir la Comunidad de Madrid de nuestra querida Presidenta, de nuestra querida Isabel.

La política no es una profesión, es una vocación, es un sentimiento, es pensar que pese a estar cayendo chuzos de punta en tu día a día, siempre has de lograr que pueda salir el sol. Es dar tu vida a cambio de la de los demás, es tener la convicción de que puedes cambiar el mundo que te rodea, es querer que tus hijos tengan un mundo mejor que el que se han encontrado al nacer.

Esta es la política de Isabel Díaz Ayuso, la de salvar vidas, la de Ifema, la del Zendal, la de abrir los colegios pese a la adversidad con todas las medidas sanitarias y que haya sido un éxito, la de vacunarnos a todos; en definitiva, la política de la LIBERTAD con mayúsculas.

Isabel es tesón, es vocación de servicio público, es entrega y es libertad. Ante todo, libertad.

Por todo esto, es un orgullo y una oportunidad increíble poder formar parte de su candidatura desde la humildad y la honestidad, desde el esfuerzo y el trabajo, con la vista y el corazón puestos siempre en mi ciudad, en mi pueblo, en San Sebastián de los Reyes.

Confiad en Isabel, confiad en mí. No os vamos a defraudar. 

Lucía S. Fernández

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here