El Plan Vive en San Sebastián de los Reyes, impulsado por la Comunidad de Madrid, ha desatado controversia debido a sus condiciones de acceso y costos, generando críticas por parte de varios partidos políticos locales. Este 9 de abril se abre el plazo de inscripción para acceder al plan en la localidad. La urbanización se encuentra en Tempranales y en noviembre se estima que comiencen a entrar a vivir los inquilinos seleccionados.

El Plan Vive, 488 viviendas de entre 44 y 76 metros cuadrados

El plan ofrece 488 viviendas de alquiler público de entre 1 y 3 dormitorios, con precios que oscilan entre los 750 euros y los 1.300 euros mensuales, para inmuebles que van desde los 44 hasta los 76 metros cuadrados. Sin embargo, las condiciones para acceder a estas viviendas han levantado ampollas, ya que se exige un ingreso mensual tres veces superior al precio del alquiler.

Según la normativa, el alquiler no puede superar el 35% del salario del inquilino. Esto supone que, según los precios establecidos por la comunidad para acceder a estas viviendas en Sanse, los interesados en entrar a vivir necesiten una renta mínima de entre 2.000 y 3.500 euros mensuales. Así pues, los requisitos excluyen a gran parte de los vecinos, ya que el salario medio en España se encuentra entre los 1.400 y 1.500 euros al mes. Además, se contempla que se pueda retener hasta un 18% del precio del alquiler anual para cubrir gastos comunitarios, IBI o tasa de basuras, lo que aumentaría aún más el precio final.

Todos los partidos, salvo el PP, en contra del Plan Vive que ha impulsado Díaz Ayuso

Todos los partidos políticos de la localidad, excepto el PP, coinciden en su opinión y han criticado el plan por considerarlo inaccesible y poco asequible. Desde el PSOE, se argumenta que los requisitos de ingresos son elevados y que los precios finales de los alquileres son similares a los del mercado privado: «Este Plan es selectivo y engañoso, ya que los solicitantes deberán acreditar unos ingresos mensuales mínimos de 3.000 euros para poder optar a estas viviendas cuyos alquileres se verán incrementados en la cuantía de los gastos comunitarios»

Desde Vecinos por Sanse se cuestiona la verdadera accesibilidad del plan, señalando que los alquileres propuestos son inalcanzables para quienes ganan el salario mínimo: «¿Qué persona puede permitirse un alquiler de 700€ ganando el salario mínimo, que son 1.134€?».

Izquierda Independiente también ha expresado su descontento, destacando que la mayoría de los vecinos no podrán optar a estas viviendas debido a los altos requisitos de ingresos: «Un alquiler de mínimo 690€ por una habitación más gastos de comunidad, luz, agua, gas e impuestos es todo menos accesible».

También Mas Madrid argumenta que este plan solo beneficiará a personas de clase alta y que no contribuirá a abaratar los precios de la vivienda. Señala que no va a resolver nada le problema de la vivienda social en la localidad porque quiénes más lo necesitan no podrá tener acceso a este proyecto.

 

Por último, Vox resume su crítica en un sencillo argumento: «Cualquier vecino que entre en cualquier portal web de alquiler y venta de viviendas, encontrará de 50 metros y de 60 metros más baratas que las del propio Plan Vive».

En definitiva, el Plan Vive ha logrado poner de acuerdo a todos los partidos políticos de la localidad, a excepción del PP porque estos últimos son los que han impulsado el plan desde la Comunidad de Madrid con Díaz Ayuso a la cabeza.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

3 × uno =