Este domingo, el estadio Matapiñonera fue testigo de un emocionante enfrentamiento entre la UD Sanse y el Cacereño, que acabó con un empate a uno que aviva más aún si cabe la tensión en la clasificación de la categoría.

En una primera mitad intensa, los visitantes, liderados por Iván Fernández, lograron adelantarse en el marcador, sembrando inquietud entre los locales. Sin embargo, el Sanse demostró su fortaleza y capacidad de reacción, consiguiendo igualar el marcador en el minuto 76 gracias al gol de Binke, desatando la euforia en la grada. El conjunto local fue a por más, tenía una oportunidad de oro para dar un golpe sobre la mesa en la clasificación. En Soria el Numancia perdía y el Sanse podía aventajar en tres puntos a sus inmediatos perseguidores.

El empate no solo supuso un respiro para el Sanse, sino también una ventaja en la clasificación, ya que logró distanciarse un punto del Numancia, hasta ahora colíder. La clasificación se mantiene muy apretada, con el Illescas acercándose a solo dos puntos del equipo de la localidad.

El equipo dirigido por Pablo Álvarez sigue invicto en este 2024, consolidando su posición en la tabla al sumar valiosos puntos. Con el liderato y el ascenso en juego, el próximo desafío llevará al Sanse a visitar Segovia para enfrentarse a la Gimnástica Segoviana, un club con una larga historia en la categoría.

 

La emoción continúa en cada partido, y los aficionados esperan con ansias los próximos encuentros, sabiendo que cada punto es vital en la lucha por alcanzar los objetivos marcados.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

16 − 13 =