La Unión Deportiva San Sebastián de los Reyes ha perdido contra el Celta de Vigo «B» 0-1 en un partido que será recordado por las numerosas ocasiones visitantes y la incapacidad para generar fútbol y tiros a puerta de los madrileños, una vez más. Miguel Ángel Martínez ‘Lobo’ ponía un once con las novedades de Juanra y Raúl Hernández. El resto eran los mismos que perdieron 1-0 contra Unionistas hace una semana. Es decir, cinco defensas sin balón.

Foto: UD Sanse

Contención y ataques controlados

El partido comenzaba con un Sanse metido atrás para tratar de robar y jugar a la contra. Era la idea inicial contra un rival al que le gusta tener la posesión. La contención defensiva iba a ser una premisa importante para los locales. Con ello, al menos, en los primeros 15 minutos no se vio nada de fútbol. La sensación en el ambiente era que le valía el 0-0 al Sanse.

El tedio se rompía en el minuto 20. Ródenas remataba un balón, tras un centre desde la derecha. No era la ocasión del siglo, pero al menos sumaba al interés de los espectadores. Y es que el duelo, a medida que pasaban el tiempo, se estaba caracterizando por una sucesión de pases fallados por ambos conjuntos. Reinaban las imprecisiones. En los visitantes, por su parte, solo Pablo Durán, con tiro raso, puso la leve pimienta para los suyos. El partido era ideal para una siesta. La mejor noticia es que los de Matapiñonera tenían más la pelota.

En el minuto 35, se produciría la mejor ocasión para el Sanse hasta el momento. Charlie remataba un córner que rozaba el pelo, pero se marchaba fuera. Igual la estrategia, dadas las nulas ideas por abajo, podría ser una alternativa. Antes del descanso, los gallegos también iban a animar varias opciones, La más vistosa fue una doble ocasión, tras un córner, que hizo intervenir a Pedro López con una de sus paradas salvadoras. También un mano a mano de Pablo Durán que evitó el cancerbero sansero con el pie. El descanso dejaba la moraleja de que el Sanse estaba conteniendo al Celta porque su fútbol de toque no había aparecido. Había partido.

Se veía venir

Tras el paso por vestuarios, el Celta iniciaba la segunda parte con dos tiros a puerta que pudieron ser gol. Primero Pedro López tuvo que volver a volar para salvar un tanto y segundos más tarde, Charlie, sacaba una pelota de la línea de gol. Fue el punto de inflexión para la verdadera cara de los celestes con (hoy de negro) pases de calidad ideales para hacer daño. Había adelantado línes y ya robaba con facilidad. Fruto de esta novedad importante llegaron más ocasiones. Y con ello más trabajo para Pedro López que tuvo que atajar un derechazo de Lautaro.

El Celta ya tenía las cartas en el campo a la hora de juego. Su ideario eran las ganas para buscar el gol, mientras que el Sanse tenía ya la táctica ineficaz de aguantar el chaparrón y robar. El problema es que el mediocampo no robaba nada. La baja clave de Villapalos se estaba notando. Sin embargo, justo cuando peor pintaba la cosa, apareció una ocasión para coger moral. En el minuto 65 Raúl se sacaba un derechazo para hacer trabajar al portero. Lo malo es que la réplica llegaría pronto con otro tiro para hacer volar a Pedro López. El «portero milagro» estaba en Matapiñonera muy presente y era la gran razón de que siguiera el 0-0. El Sanse necesitaba algo nuevo. Por ello entraba Borja Sánchez.

En el minuto 78 llegaría la dura realidad. El gol visitante. Raúl Blanco, recién entrado, hacía el merecido 0-1 con un disparo que no pudo parar Pedro López. Previamente dejaba un recorte a Juanra que le dejó sentado. Se veía venir. La solución era quitar a De Vicente y meter a Sergio Nieto. Un mediocentro por un lateral. Otro cambio incomprensible de ‘Lobo’ que dejaba descolocado al equipo. Antes del final era expulsado Charlie por una entrada dura. Partido para olvidar. Uno más. Más méritos para el descenso.

Con este resultado el Sanse se queda con 32 puntos. Suma tres derrotas seguidas y cinco partidos consecutivos sin ganar. El efecto del nuevo entrenador ya se ha pasado. Se medirá la semana que viene al Talavera el sábado a las 17:00 horas.

Sanse: Pedro López; Aparicio (Javi Gómez,min.75), Charlie, Juanra, Euse; Mecerreyes, De Vicente (Sergio Nieto, min.83) Borja Martínez, Coulibaly (Borja Sánchez,min.65), Raúl Hernández; Ródenas.

Celta de Vigo»B»: Joel; Javi Rodríguez, Iván López (Tincho,min.74), Gael, Medrano; Calderón, San Bartolomé (Yoel,min.87); Losada (Raúl Blanco,min.74), Álvarez; Lautaro (Carrique,min.87), Pablo Durán (Manu Garrido,min.80)

0-1,min.79. Raúl Blanco.

 

Sánchez Sánchez (colegio extremeño). Amonestó por los locales con tarjeta amarilla a Aparicio (min.60) y roja a Charlie (min.90) y por los visitantes a Losada (min.33), Medrano (min.90)

Jornada 27. Estadio Municipal José Luis de la Hoz – Matapiñonera. Unos 700 espectadores. Antes del inicio de partido los jugadores sanseros posaron con una pancarta en favor de Santiago Sánchez, el aventurero que quiso viajar a Qatar y está actualmente detenido en una cárcel de Irán.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

doce + diecisiete =