La Unión Deportiva San Sebastián de los Reyes ha perdido contra Unionistas 1-0 en un partido que será recordado por la falta de ataque de los madrileños, una vez más. Pedro López evitó una goleada. Miguel Ángel Martínez ‘Lobo’ ponía un once con las novedades de Aparicio y Fomeyem en la defensa. El resto eran los mismos que perdieron 0-2 la semana pasada contra el Linense. De nuevo volvía el 4-4-2.

Foto: Unionistas Twitter

No solo vale defender

El partido comenzaba con dos equipos más preocupados de defender que de atacar. Sin embargo, ahí el Sanse se manejó mejor. La clave estaba en lo que hacía cada uno con la pelota. Los locales optaban por la táctica de «balones arriba» mientras que los madrileños robaban rápido en el centro del campo y salían jugando. De inicio, no hubo ocasiones, pero la sensación era que el Sanse llevaba más intención de daño.

Hubo que esperar al minuto 25 para ver la primera ocasión del partido. Un centre desde la derecha lo remataba de cabeza Pedro Benito para enviarlo arriba. Servía para meter presión al rival, pero poco más. Y es que el duelo estaba convirtiéndose en tedioso. Cero emoción y mucho balón aéreo lleno a miedo a perder. Normal, dada la sombra del descenso que pulula a ambas escuadras.

Más allá de la media hora se produjeron dos grandes susto para los de Matapiñonera. Un contraataque de Unionistas casi acabó en gol. Beneit finalizaba dentro del área y la pelota se marchaba rozando el palo. También un disparo de Santos desde la frontal hizo intervenir a Pedro López. Con muy poco, los salmantinos casi movían el marcador. El Sanse respondía con este último ‘modus operandi’. De Vicente se sacaba un zapatazo para que Salva hiciera acto de presencia. Estaba claro que el juego de toque se hacía difícil dadas las defensas cerradas. Igual los tiros lejanos eran una solución viable hacia el gol.

Antes del descanso se produciría la gran noticia. Dos acciones que iban a dejar consecuencias. Primero Chapela hacía volar a Pedro López y segundos más tarde Fomeyem hacía penalti evidente a Ramiro. Chapela no iba a fallar y ponía el 1-0. Un marcador que dejaba al Sanse al borde del descenso. Debía reaccionar con otras armas porque, hasta entonces, no había generado grandes opciones de gol. El descanso debía servir para modificar varias cuestiones. Ya no solo valía defender bien y esperar genialidades. Para más inri, Fomeyem caía lesionado y debía entrar Borja Sánchez. El camerunés había completado un partido para olvidar.

Pedro López evita más males

Tras el paso por vestuarios, Unionistas pudo hacer el segundo tanto. En una falta directa Pedro López voló en pocos segundos. Chapela y Juampa pusieron su contribución, pero el cancerbero sansero apareció con dos paradas milagrosas. Un mal indicio para las aspiraciones del Sanse. Los de ‘Lobo’ habían empezado voluntariosos, pero se veía que no era suficiente tampoco. Este equipo tiene poco gol. Y es que solo De Vicente pudo finalizar claramente en una especie de gol olímpico que se quedó en intento.

Para mover el árbol se venían dos cambios a la hora de juego. Entraban Javi Gómez y Raúl Hernández y se iban Pedro Benito y Aparicio. Es decir, más madera arriba y carrileros largos. Pese a ello, no parecía buen negocio quitar al delantero que más gol tiene. Lo más preocupante es que su rival cada vez que se acercaba a portería daba sensación de más mordiente. Les ayudaba que el Sanse estuviera más volcado arriba. Tampoco Unionistas se iba para atrás resguardando el 1-0. A esto se le añadía que Pedro López iba a volver a salvar al Sanse al evitar otro gol procedente de un cabezazo en un córner. Era el minuto 65 y todo olía al segundo local con los franjirrojos sufriendo.

En los últimos minutos entraban Nieto y Jime por Borja Martínez y Coulibaly. A todo esto, Ródenas se quedaba de carrilero, una vez más. El equipo estaba tácticamente roto porque había jugadores que no estaban en su posición en el campo. Hubo un intento de arreón final, pero ahí se quedó la cosa. Casi ninguna ocasión visitante que mereciera la pena (un tiro flojo de Javi Gómez como más destacado) ni tampoco en los locales (otra salvada de Pedro López). Bastante habían hecho ya los salmantinos. El Sanse perdió por merecimiento. Sin gol no se puede ganar los partidos.

Con este resultado el Sanse se queda con 35 puntos, a solo dos del descenso. Acumula dos derrotas consecutivas. Se medirá la semana que viene al Celta de Vigo «B» el sábado a las 19:00 horas.

Sanse: Pedro López; Aparicio (Javi Gómez,min.46), Charlie, Fomeyem (Borja Sánchez,min.46), Euse; Mecerreyes, De Vicente, Borja Martínez (Sergio Nieto,min.75), Coulibaly (Jime,min.75); Pedro Benito, Ródenas

Unionistas: Salva; Fran, Ramiro, Pedraza, Rojo; Sanz, Nespral (Veiga,min.76), Juanpa (Borja Díaz, min.65), Beneit (Carro,min.87), Chapela (Bravo,min.87); Santos (Losada, min.65).

 

1-0, min.43, Chapela

Camacho Garrote (colegio andaluz). Amonestó por los locales con tarjeta amarilla a Juampa (min.48) y Pedraza (min.82) y por los visitantes a Charlie (min.22), Fomeyem (min.41), Borja Sánchez (min.49), Mecerreyes (min.61)

Jornada 26. Estadio El Helmántico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

dieciseis − tres =