Diario de Sanse ha tenido acceso exclusivo a dos informes internos de la Policía Local de San Sebastián de los Reyes que relatan lo sucedido la noche del viernes 23 al sábado 24 de septiembre en la sala Persépolis.

Son las 3:40 horas de la madrugada. Avenida Einstein, 4. La gente se divierte en la famosa Persépolis de Sanse y, supuestamente, ocurre lo siguiente: un hombre se encuentra en el baño de la discoteca consumiendo cocaína. Al rato, el subinspector de la policía de Sanse y otro policía local de menor rango, «en un estado aparente de embriaguez» y que no estaban de servicio esa noche, entran en el lavabo. Al ver que el hombre «se iba a poner una raya de coca», uno de ellos enseña su placa, le increpa por ello y, al parecer, le dice: «Invítanos a un tiro de coca». El hombre comienza a amenazarles y a insultarles y acaban en la calle. Acuden al lugar varias patrullas. Todo se resuelve cuando un «Oficial Cs» aparece en escena e indica a los agentes que «pueden abandonar el lugar de los hechos».

Así, el primer informe versa lo siguiente: «Personados en el lugar, a la altura del local denominado Persépolis, fueron requeridos (los identificados) por el policía local en un estado aparente de embriaguez». Uno de los policías implicados manifestó que «había tenido un altercado con una persona en el interior del local, al observar que dicho individuo se iba a poner una raya de coca en el baño, y al increparle dicha acción, identificándose con el carnet profesional, este le había insultado y amenazado». El policía identificado aseguraba a sus compañeros personados allí que «no deseaba realizar ninguna denuncia porque ya habían echado del establecimiento al individuo».

A su vez, en el informe, el titular de la sala Persépolis manifiesta a los agentes: «Tanto los policías como la otra persona (no fue identificada por los actuantes) habían tenido una discusión en el interior del local». Y declara: «Ambos policías se encuentran en un estado de embriaguez bastante acusado y, al parecer, la discusión empezó en el cuarto de baño cuando le dijeron a la otra persona que les invitara a un tiro de coca«.

Según dicta el informe, al rato aparece una tercera persona: «Posteriormente el Oficial Cs nos indica que podemos abandonar el lugar de los hechos».

Un segundo informe explica cómo se produjo la llamada de teléfono por parte del subinspector a sus compañeros: «Se recibe una llamada al teléfono de coordinación donde se pudo ver que la persona que realizaba la llamada era el subinspector de esta policía local, el cual no se encontraba de servicio». Según el informe, les reprendió: «Quién cojones está esta noche de servicio», «me caguen en dios, llevo 25 minutos llamando a la policía y nadie me coge el teléfono», «mándame cuatro patrullas a Einstein, 4 ya», «qué me mandes cuatro patrullas ahora mismo».

 

El inspector de la policía llegó más tarde al lugar de los hechos. Así, el segundo informe vuelve a mencionar al «Oficial Cs», el cual les comentó que «la situación se había solucionado, tras entrevistarse con ambas partes».

Precisamente, por este asunto Podemos Sanse preguntará al Gobierno municipal en la próxima comisión de Urbanismo, exigiendo explicaciones al concejal de Seguridad Miguel Ángel Martín Perdiguero. Izquierda Independiente se ha sumado a Podemos, pidiendo información al Gobierno sobre este suceso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

9 − siete =