Tanto como si se trata de una obra nueva, como de una reforma integral, a la hora de hacer la planificación hay un elemento que se debe tener muy en cuenta antes de dar ningún paso: el suelo y su acabado.

Foto: vetaparket.com

Piensa que el suelo no solo tiene un componente práctico, sino que afecta a la estética de toda la vivienda (de la misma manera que el acabado también incluye en los techos o en las paredes). Además, lo pisamos continuamente, por lo que necesitamos un material que sea capaz de resistir el paso del tiempo.

La sensación de la pisada variará mucho dependiendo de un material u otro: algunos nos aportarán calidez, otros harán mucho ruido cuando se pise, algunos se deterioran en poco tiempo, otros se mantendrán en perfecto estado…

 

Si todavía no sabes cuál es el mejor suelo para tu hogar, aquí podrás encontrar algunas opciones:
Los mejores suelos para nuestro hogar

  1. Suelos laminados y vinílicos
    Se han convertido en una tendencia en los últimos años, siendo la clara elección por parte de una gran cantidad de hogares. Lo cierto es que se pueden encontrar muchas opciones de suelos laminados y laminados para que podamos tener un suelo con las características que siempre hemos soñado.
    Los suelos laminados están formados por una sucesión de capas que suelen derivar de la madera. Tienen un espesor bajo, consiguiendo así que cuando se instale sea simplemente una imagen de alta resolución. Así, la variedad es casi infinita. Además de encontrar suelos laminados que imitan la madera, también es posible encontrarlos de imitación de piedra natural, textiles o metales.
    ● Los suelos vinílicos tienen una composición bastante similar a la del suelo laminado, aunque su composición es principalmente de PVC. Esto es muy interesante por si se quiere colocar en lugares húmedos (como podría ser una cocina, un cuarto de baño o un garaje reconvertido en cuarto). Serán muy resistentes al agua, incluso hasta podrían sumergirse sin que sufriesen daños.
    Antiguamente se clasificaban con un código que iba desde AC1 a AC6. Ahora ha cambiado la clasificación dependiendo del uso que se le vaya a dar.
    Por ejemplo, la Clase 21 sería para un uso doméstico, la Clase 23 sería para un uso doméstico intenso o la Clase 34 sería para un uso doméstico intensivo industrial moderado.
  2. Suelos de madera natural
    Es posible encontrar una gran variedad de maderas en todo el mundo, aunque lo cierto es que las que se utilizan como suelos son algo más limitadas.
    En nuestro país tenemos opciones como haya, pino, castaño, fresno, eucalipto, jatoba, wengué, arce o roble.
    Dependiendo del tipo de madera que se elija, tendremos un tono base y un tipo de vetas determinado. Sin embargo, se pueden conseguir todavía más matices si se emplean barnices y tintes con el objetivo de alterar el color.
    Una de las características de los suelos de madera natural es su calidez: podremos sentir el máximo confort y la calidez de este material cuando lo pisemos.
    Sin embargo, a nivel acústico no se encuentra tan avanzada. Cómo se trata de un material natural, estará sujeto a dilataciones y contracciones que elevarán la posibilidad de causar algún tipo de ruido.
    Además, no se recomienda si contamos con un suelo radiante, ya que dificultará el paso del calor.
  3. Suelos de piedra natural
    Los suelos de piedra natural soportan muy bien la humedad y los cambios de temperatura. Se pueden adaptar a los suelos radiantes y, siempre y cuando el mantenimiento sea correcto, podrían durar toda la vida.
    El único problema es el espacio. Estos suelos están disponibles con un espesor que oscila entre los 2 y los 4 cm, así que necesitaremos más espacio para su colocación.
    Como estamos hablando de piedra extraída directamente de la naturaleza, no sigue ningún patrón estipulado. Esto quiere decir que cada piedra será única, ayudándonos a obtener un diseño irrepetible.
  4. Suelos de baldosas de Gres
    También hay mucha variedad en Suelos de baldosas de Gres. Cada día aparecen nuevos modelos en todo el mundo.
    Es posible seleccionar prácticamente cualquier estilo que nos imaginemos; además, también podemos encontrar imitaciones muy realistas de otros materiales, incluso algunos son diseños 3D.
    Este tipo de suelo es muy resistente, siendo perfecto para colocar en zonas húmedas y hasta en zonas radiantes.
    El único mantenimiento del que habrá que preocuparse es de no utilizar productos abrasivos. Sin embargo, la sustitución de cada pieza es sencilla.
    Estos son los mejores tipos de suelo que puedes colocar en tu hogar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

14 + dieciocho =