El 5 de junio se celebró el Día Mundial del Medio Ambiente, con la finalidad de sensibilizar a la población mundial acerca de la importancia de cuidar nuestros ecosistemas y fomentar el respeto al medio ambiente.

Pero,bajo que parámetros trabajan las asociaciones y grupos que defienden el medioambiente ¿Qué nos aconsejan ? ¿Con qué recursos y apoyos cuentan? ¿Cuál es su financiación?. Desde la asociación “Vamo a Salvar el Mundo” nos indican:

“Queremos sensibilizar, concienciar e implicar a la población en general en acciones encaminadas a la mejora de calidad de vida y la defensa del Medio Ambiente. Fomentar la participación ciudadana de todas las edades, mediante actividades de recogida, limpieza y acopio en los puntos limpios de la zona”.

“Impulsar la transformación de nuestras ciudades como modelos de conservación de la naturaleza a través de la participación ciudadana en acciones concretas para el cuidado del Medio Ambiente”

“Promover la reforestación y conservación de las zonas verdes y la naturaleza en general mediante la plantación de árboles y plantas en nuestras ciudades que permitan garantizar un mundo mejor a las futuras generaciones”

“Concienciar de la importancia del reciclaje, reducción y recuperación de los materiales que lo permitan para minimizar su impacto en el cambio climático. Y acciones de recogida de residuos y de concienciación ciudadana”

“Al ser una asociación sin ánimo de lucro, la financiación es por parte de los propios asociado, con el apoyo de Ayuntamientos, organizaciones privadas y aportaciones personales. A su vez, con la organización de torneos deportivos; como el torneo de Paddel Solidario”

Estamos viviendo una situación de emergencia y nuestro planeta está sufriendo grandes cambios que están acelerando la destrucción del medioambiente. En el año que se cumplen cincuenta años de la primera conferencia de Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente. Nuestra sociedad no ha logrado todavía  interiorizar la importancia de cuidar nuestra salud y de la necesidad de proteger nuestro entorno. Uno de los elementos que más deteriora la naturaleza es la mano del hombre. La deforestación, la contaminación del aire, la contaminación de ríos y mares, el calentamiento global, son ejemplos derivados del estilo de vida que impera en nuestra sociedad.

Por ello, una buena educación y conciencia ambiental nos ayudará a darnos cuenta de que cada acción que realizamos en nuestra vida cotidiana tiene su repercusión en el medioambiente. La protección de nuestro planeta debe ser una filosofía de vida con el fin de conservarlo y de garantizar su equilibrio presente y futuro.

Es evidente que nuestro mundo está vertebrado y funciona con unos engranajes muy rígidos, que son poderosas palancas de fuerza: la económica, la política,la legislación, el ámbito social-cultural y la religión. Cada una ejerce una fuerza e intensidad diferente en nuestras vidas y en nuestro entorno.

Dependiendo de la parte del planeta donde nos haya tocado nacer, vivir y morir, estas fuerzas tan dispares: presionan y comprimen nuestro entorno y concretamente nuestro medioambiente.

Actualmente, ya se han implantado políticas de concienciación a nivel estatal: educación medioambiental en los colegios,en centros de trabajo, en las directivas de las grandes empresas. Y tanto a nivel colectivo como individual; existe la sensación de que algo se mueve ,pero todo este esfuerzo tiene que ser a nivel global, porque nuestras sociedades funcionan a diferentes velocidades.

Es obvio, que el nivel de exigencia es alto, pero todavía tenemos mucho que ganar aunque hayamos perdido algo de terreno. Si nos concienciamos, quizá el precio a pagar no sea tan alto y podamos disfrutar de las bondades de nuestro amado planeta. Sintetizando “Si no hay planeta, no hay futuro”.

Chema Vega

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here