El instituto Gonzalo Torrente Ballester de San Sebastián de los Reyes celebra esta tarde a las 18:30 horas un taller online sobre «atención socioemocional en la familia y en el centro educativo». La exposición inicial la hará José Antonio Luengo, Decano del Colegio Oficial de la Psicología de Madrid.

Diario de Sanse ha querido hablar con Susana Garrido, orientadora del centro, para explicar la importancia de este tema.

Pregunta. ¿Qué es la atención socioemocional?

Respuesta. Es el apoyo que se puede dar en los centros educativos respecto a las habilidades sociales y emocionales del alumno. Las emociones son fundamentales para el aprendizaje y para nuestra vida. Estamos viviendo emociones que tienen que ver con los pensamientos. Las personas que están más equilibradas pueden aprender mejor. Trabajar la educación emocional es una base fundamental para que los aprendizajes tengan más éxito. La educación social tiene que ver también con el trabajo en equipo. Las interacciones en el grupo, identificar las emociones, pensamientos positivos… Es un tema muy interesante que con la pandemia es fundamental. No solo lo tienen que trabajar los alumnos. También los profesores y las familias. Esta charla incide en ello.

P. ¿Falta esa educación socioemocional en los chavales?

R. No es que falte. Es que la necesitamos más. La educación emocional se va trabajando a lo largo de nuestra vida porque tenemos emociones. La adolescencia es una época de inestabilidad emocional. Necesitamos reforzar esa educación emocional reforzando a nuestros alumnos y a nosotros mismos. Hay que identificar las emociones y ponerlas nombres. También hay que regularnos para que las emociones no nos lleven a nosotros.

P. ¿De qué manera las familias pueden ayudar con este tipo de cuestiones?

R. Las familias tienen una tarea importante porque viven el día a día de sus hijos. Tiene que haber una colaboración entre el centro y los padres. La familia debe contarnos los problemas e inquietudes de sus hijos. Por otro lado, los profesores también tienen que tener esa sensibilidad para que aprendan mejor y haya menos conflictos de convivencia.

P. ¿Qué tipo de problemas suelen tener los alumnos adolescentes?

R. Suelen ser dificultades en la interacción con los compañeros. Intentamos siempre que haya una buena dinámica de clase. También intentamos que haya trabajos de grupos. El tema de los conflictos los trabajamos para su resolución. Cuando hay un conflicto se deben resolver de manera positiva y pacífica para que puedan crecer. Además, hay problemas de la propia situación de la adolescencia. Por ejemplo, la inestabilidad emocional puede llevar a ansiedad o estrés. Intentamos darles apoyo emocional inmediato cuando se sientes tristes o aislados. Luego es clave la colaboración con las familias.

Susana Garrido, orientadora del IES Torrente Ballester

P. ¿Los alumnos suelen mostrarse receptivos a este tipo de charlas?

 

R. A los chicos les suele gustar mucho. Antes de la pandemia hicimos un taller de habilidades socioemocionales y fue interesante. Se hicieron diez sesiones. También les gusta que haya personas externas que vengan al centro. Todo lo lúdico y divertido suele tener interés.

P. Por último, ¿qué se le puede decir a unos padres con un hijo conflictivo y que piden soluciones a los profesores?

R. La responsabilidad es suya. Tienen que tener un compromiso con el autoconocimiento de sus fortalezas y debilidades. Deben reconducirles pidiendo ayuda. Nos tienen que informar de una situación. A veces es una cuestión de dedicarles más tiempo y tener conversaciones de calidad. Es complicado, pero no se puede dejar pasar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

diez + cuatro =