Diario de Sanse entrevista a Vicente Martín, dueño de la churrería Real 30, con motivo de la crisis de suministros. En el caso de este negocio es importante la falta de aceite de girasol, clave para sus elaboraciones. Un producto que está escaseando desde el comienzo de la invasión rusa en Ucrania y que se ha visto agravado por la huelga de transportes.

Pregunta. ¿De qué manera les está afectando a ustedes esta crisis de suministros?

Respuesta. Estamos en un momento muy negativo para el sector. Si no hay suministros estamos abocados todos al cierre. Tenemos más o menos almacenamiento, pero se nos está acabando. Es una pena que por una falta de entendimiento nos hayamos visto en una situación tan extrema como esta.

P. ¿Han notado que les falta a ustedes aceite de girasol?

R. Sí, evidentemente. Tenemos que buscar alternativas para poder usar porque está escaseando mucho y el alza de precios es insostenible.

P. ¿Qué alternativa hay al aceite de girasol?

R. El problema es que para este sector es un producto básico. El aceite de oliva no se puede usar porque no es compatible a la temperatura y a la densidad que utilizamos. Se podría usar mezclado, pero si no tienes aceite de girasol es imposible. Si no hay suministros tendríamos que cerrar.

P. ¿Qué provisiones de aceite de girasol tienen en el almacén?

R. No tenemos grandes existencias y también está la incertidumbre de que el precio está variando. Ya lo estaba antes de la huelga y ahora se ha agravado. Si no se pone una solución rápida, lamentablemente tendremos que cerrar en una semana o dos como mucho.

P. A ustedes les está afectando la situación desde la guerra Ucrania – Rusia. Recordemos que la mayoría del aceite de girasol viene de allí.

R. El problema es que hay proveedores que almacenan el producto para sacar más beneficio, pero a otras personas les perjudica. Eso es competencia desleal. Lo que merece el público lo merecemos todos y no a un coste elevado como estamos viendo últimamente.

P. ¿Desde hace cuánto les hace falta aceite de girasol?

R. El problema viene desde cuando empezó la guerra. Empezamos el 24 de febrero con esta crisis de incertidumbre diaria. Esto te ocasiona una ansiedad muy grande

P. Por último, ¿qué solución se le puede poner a esto?

 

R. Creo que lo ideal sería una buena voluntad de todas las partes y colaboración. Que no suframos las consecuencias los mismos. También que cada Administración se haga cargo de su responsabilidad. No hay que dejar que esto empeore.

Desde Diario de Sanse hemos podido saber que, pese a este presente, en este establecimiento no han subido los precios de churros y porras por el momento.

Otro de los testimonios es el de la churrería Siglo XIX de la calle San Onofre. Allí, comentan que «desde hace un mes les falta aceite de girasol debido a la invasión de Rusia». Además, aseguran que «han subido los churros de 25 a 30 céntimos y las porras de 55 a 60 céntimos». El gran problema para ellos es que «la garrafa de girasol que estaba a 42 euros ahora está a 85 más IVA».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

16 − once =