La Unión Deportiva San Sebastián de los Reyes ha empatado contra el Racing de Santander 0-0 en un partido que será recordado por las ocasiones desperdiciadas por los visitantes. Marcos Jiménez ponía un once con las novedades de Barreda y Borja Sánchez. Volvían al once por Mario González y Dani Molina. La formación era bastante ofensiva con un 4-2-3-1 de inicio. Sorprendente dada la deriva defensiva del equipo fuera de casa.

Un Sanse valiente

El duelo comenzaba con un Sanse plantado para buscar los contragolpes y un Racing dispuesto a jugar rápido para encontrar a los hombres de arriba. Un guion que dejaba muchas imprecisiones en los locales. La consecuencia fue que los madrileños iban a tener más pelota de lo esperado, de inicio. Tocaban y elaboraban jugadas. Sin embargo, en cuanto a ocasiones no se iba a ver nada destacado hasta el minuto 20 con un disparo lejano de Simón. Los dos conjuntos no estaban cómodos con la pelota, pero sí muy seguros sin ella. Faltaba espectáculo en un duelo más bien táctico.

El Sanse en uno de sus últimos partidos. Foto: UD Sanse Twitter

Por bajo estaba siendo muy difícil llegar a zonas calientes del terreno de juego. Por ello, el Sanse iba a generar su mejor opción a balón parado. En el minuto 23, Borja Martínez enviaba al palo una falta directa desde más allá de 20 metros. En el saque de esquina posterior, Jaúregui remataba de cabeza arriba para culminar una acción destacada. Los de Marcos Jiménez ya habían metido miedo. Su rival respondía a ello adelantando líneas de presión para robar balones en el centro del campo.

Más allá de la media hora de juego, el Racing ya se metía en el duelo como mejor sabía. Con la posesión, tras hacer el campo pequeño al Sanse. Los frajirrojos estaban en dificultades para dar pases fáciles y debían enviar pelotazos. En ese contexto, también iban a llegar de manera más directa. Jime, con un disparo desde la frontal desviado, ponía más picante al asunto. También en una jugada personal de Fer Ruíz, el equipo no lograba rematar una pelota en el punto de penalti. El Sanse finalizaba, pero estaba perdonando al Racing. Los cántabros solo pudieron sumar en ataque con un disparo sin miedo de Camus antes del medio tiempo. Tenían la pelota, pero no la clarividencia. La valentía sansera y un entramado defensivo de nota alta estaban superando a un equipo potente de la tabla.

Perdon y sufrimiento final

Tras el descanso, el Sanse comenzaba con la dinámica positiva del primer acto. Es decir, generando ocasiones. La primera fue en el minuto 48 con una falta directa desde el pico del área de Llorente que se iba al larguero. Los madrileños perdonaban una vez más. El Racing, por su parte, respondía con dos remates en dos córners que salvaba Bañuz en la línea de gol. El duelo estaba subiendo en emoción y ganas de marcar. Las defensas atentas del primer acto habían pasado a un segundo plano en favor de un «correcalles».

El Sanse, en uno de sus últimos partidos. Foto: Manuel Rodríguez

El mediocampo no existía en el partido. Los dos equipos se estaban dedicando a coger el balón y correr. Un modelo de juego en el que el Racing estaba más cómodo. Encima a la hora del choque entraban Harper y Bustos arriba como piernas frescas. El Sanse también cambiaba a Jime por Dani Molina. El objetivo era sujetar el centro del campo. El Racing ya tenía la posesión y el Sanse la idea de salir a la contra.

Los últimos quince minutos fueron más calmados. Se vieron jugadas más elaboradas y menos espacios. Los visitantes ya habían conseguido que apareciera su entramado defensivo. En ataque, sin embargo, iban a aportar poco. Un derechazo de Raúl Hernández era lo poco reseñable en un Sanse al que no le llegaba la pelota. Para mejorar eso, Marcos Jiménez daba entrada a Arturo arriba por Jaúregui. El duelo estaba entrando en la nada y en eso el equipo de Matapiñonera suele tener un máster. También aparecería un Bañuz salvador para evitar el 1-0 en un cabezazo de Borja Domínguez. El Racing se dedicó en los últimos minutos a colgar balones sin acierto. Bañuz y un larguero evitaron su victoria. El final fue 0-0 en un partido entretenido por minutos. Pudo ganar cualquiera.

Con este resultado el Sanse se queda con 28 puntos. Suma cinco semanas sin perder. Jugará el próximo sábado a las 17:00 horas contra el Celta de Vigo «B» en Matapiñonera.

Sanse: Bañuz; Fer Ruíz, Juanra, Baro, Barreda; Fer Llorente, Borja Sánchez (Mario González,min.87); Raúl Hernández (Carlitos,min.87), Jime (Dani Molina, min.63), Borja Martínez ; Jaúregui (Arturo,min.76).

Racing: Parera; Mantilla, Pol Moreno, Satrústegui, Simón; Íñigo, Borja Domínguez; Soko (Justo, min.78), Pablo Torre (Yeray,min.84), Camus (Bustos,min.60); y Cedric (Harper,min.60)

Muñoz Pérez (colegio valenciano). Amonestó por los locales a Íñigo (min.47),

Jornada 18 de Primera RFEF Grupo 1. El Sardinero .

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here