Continúa el conflicto vecinal por un ascensor en San Sebastián de los Reyes. Y es que los vecinos de la calle dos de mayo, número 1, reclaman desde hace más de un año la construcción de un ascensor en su comunidad. Para ello solo les hace falta el permiso del dueño de un local de alrededor de la zona. Ese «ok» es necesario para poder realizar la obra, ya que deben pasar los operarios para poner unos refuerzo y, de momento, no es posible por la negación del dueño del local. Un local con el que hay polémica porque, en realidad, es un garaje y tiene incluso el vado. Sin embargo, el garaje se ha convertido en local con una pequeña oficina en su interior.

Todo ello se ha llevado ya a los tribunales. El presidente de la comunidad ha asegurado que en enero habrá medidas cautelares y se espera que salga un juicio, aunque se desconoce aún cuando.

El caso es que el dueño del local no quiere dar acceso a los operarios para que coloquen dos vigas de refuerzo. Esto, no quitaría ningún espacio al local, según el presidente de la comunidad.

El dueño de este local ha puesto varias condiciones para permitir la construcción final del ascensor por el que llevan luchando años. Estos requisitos son los siguientes (a través de un escrito del abogado del dueño del local):

  • Devolución de casi 5.900 euros de una derrama que pagó el dueño por el ascensor.
  • El abono de 5.200 euros por parte de la comunidad.

La comunidad no quiere acceder a estas condiciones, puesto que no supone ninguna perturbación al dueño del local el realizar esta obra. A esto se suma que, según el presidente, el Registro de la Propiedad indica que el local consta de 24 metros cuadrados, cuando en realidad tiene más. Por tanto, la zona en la que el ascensor se situaría, sería una zona común.

Lo más llamativo de todo es que la comunidad está pagando un préstamos que pidieron para la colocación del ascensor. Llevan más de un año y medio pagando y todavía no tienen ascensor. Es decir, están pagando un ascensor que no pueden disfrutar porque el dueño del local no quiere permitirlo. El préstamo finaliza en 2023.

Los vecinos seguirán luchando por ello para tener, por fin, un ascensor muy necesario debido a que hay personas mayores que ya no pueden subir escaleras de manera sencilla.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here