El término república proviene de la expresión latina Res publica, es decir, la cosa pública. Se refiere a aquella parte de la vida en sociedad que se ocupa de la gestión de lo público, de lo común. En este sentido, en los municipios vivimos rodeados de republicanismo porque nuestra tarea principal desde la institución local es gestionar lo común, esencialmente el dinero común, que se transforma en un parque público, en un polideportivo municipal o en una biblioteca, por poner algunos ejemplos. Algo tan aceptado como la gestión comunitaria de estos espacios tiene una raíz política en el republicanismo y forma parte irrenunciable de nuestra sociedad.

Juan Angulo (Podemos Sanse)

Sin embargo, existe un tabú en amplios sectores del poder español para poder hablar de República como forma de organización social mucho más democrática que la monarquía parlamentaria. Hablo de esos sectores del poder, económico, mediático o jurídico que no se presentan a las elecciones, pero que forman parte de eso que algunos autores dan en llamar “el estado profundo”, es decir, aquellas estructuras del estado que por propia endogamia y herencia post-franquista aún no han percibido la luz de la democracia en su pleno significado.

Por eso, entre otras cosas, es por lo que el Centro de Investigaciones Sociológicas jamás pregunta por el asunto republicano, ni tampoco lo hacen los grandes encuestadores que venden sus trabajos a los grandes medios de comunicación. La última vez que el CIS preguntó a los españoles sobre la opinión que tenían de Felipe VI fue en abril de 2015 y el resultado fue un suspenso con un 4.34 puntos sobre 10.

De ahí que tenga aún más mérito que la Plataforma de Medios Independientes haya encargado y publicado 2 años consecutivos sendas encuestas sobre la opinión de España sobre la República. La última de estas encuestas fue publicada el pasado 12 de octubre y los resultados hablan por sí solos:

Aumenta hasta los 8 puntos de diferencia la ventaja de los partidarios de la República frente a los monárquicos. Esta diferencia se dispara entre los más jóvenes; el 60% de nuestros compatriotas entre 18 y 24 años está a favor de la opción republicana. También aumenta en 5 puntos hasta el 53% quienes piensan que la monarquía es una institución impropia de esta época.

El 94% de los votantes de Unidas Podemos está a favor de un referéndum republicano, pero llama la atención que el 59,8% de los votantes del PSOE, también los están. En los partidos de derecha el rechazo a cualquier consulta es bastante mayoritario. La mayoría de personas encuestadas piensan que el Rey Felipe VI es de derecha o de extrema derecha.

¿Qué quiere decir todo esto? Pues a mi forma de entender, que nuestra generación tenemos la oportunidad histórica de volver a impulsar, ampliar y regenerar la democracia española. De conseguir en ese proceso los cambios democráticos que las generaciones de nuestros padres y abuelos no pudieron conseguir por las dramáticas condiciones políticas del momento en el que se fraguó nuestra Constitución de 1978.

Vivimos un momento umbral entre dos tiempos. Sabemos de dónde venimos, pero el rumbo que tome la historia en los próximos años aún está por decidir. Resulta evidente que por todo el mundo existe una oleada reaccionaria, de derecha enfurecida, que endurece sus propuestas ante un neoliberalismo que le empieza a quedar corto, que ya no le sirve a la hora de maximizar los beneficios de las élites económicas que manejan estos partidos de extrema derecha.

Frente a este proyecto de retroceso colérico de derechos sociales, existen varios ejes fundamentales en torno a los cuales debemos construir un frente amplio de progreso. Los dos primeros, esenciales e imprescindibles, son el feminismo y la transición ecológica hacia un modelo sostenible. El tercero debe agruparse alrededor de un proyecto republicano de regeneración democrática, de justicia social, de defensa de lo público y como posibilidad de articulación territorial plurinacional que proteja la diversidad de España frente a una monarquía que se demuestra incapaz de seducir a las opciones independentistas.

En Sanse, este modelo de frente amplio debe aterrizarse con toda la generosidad, esmero y profesionalidad del mundo para ofrecer a nuestra vecindad una alternativa de gobierno solidaria, seria, decente y republicana. Adelante, es el momento.

3 Comentarios

  1. Os vais a comer una boñiga en las próximas elecciones y lo sabéis perfectamente. Por mucho que escribas artículos alentando el republicanismo como solución a todo, demostráis día a día que la forma de gobernar que proponéis en el estado y a todos los niveles es vergonzosa, embustera y un desastre para la sociedad.

    Sois tan republicanos como defensores de los consumidores de electricidad, tan feministas como defensores de «azotar hasta que sangre», sois los que defienden a los ciudadanos negociando con los terroristas, los que hablabais de la corrupción que significaba contratar a dedo a asesores hasta que habéis tocado poder y habéis colocado hasta al cuñado odiado de la familia. Hace tiempo que no tenéis discurso, pero desde que habéis entrado en el Gobierno no tenéis ni decencia. Todos, absolutamente todos, habéis multiplicado vuestro nivel de vida mientras el pueblo, únicamente ha conocido miseria y necesidades.

    Sois unos mentirosos empedernidos que utilizan la buena fe de la gente necesitada para apoltronaros en el sueldo público. No mantenéis ni uno sólo de los discursos que teníais antes de entrar en el Gobierno nacional. Ni uno solo sin que se os caiga la cara de verguenza.

    ¿Os gustan las encuestas? ¿Por qué no hacemos una preguntado qué piensa la gente de que los terroristas se pudran en la cárcel?, ¿Por qué no hacemos una sobre lo que opinan de que alguien pueda acusar a otra persona y que con su sola palabra baste para enjuiciarle? ¿Preguntamos si quieren eliminar las ayudas públicas a sindicatos y que se done ese dinero para personas afectadas por la crisis del covid? ¿Preguntamos si se quieren gastar 500 millones de euros en un ministerio que crea cuatro encuestas y estudios sesgados políticamente al año? ¿Preguntamos?

    «nuestra generación tenemos la oportunidad histórica de volver a impulsar, ampliar y regenerar la democracia española» Con esta frase estoy totalmente de acuerdo, tenemos la oportunidad histórica de meter una patada en las posaderas al comunismo y enviarlo allí donde nunca debió salir. En mi caso como demócrata desde unas elecciones, lo de azotar hasta que sangre, se lo dejamos mejor a los que siempre creen que los demás son lúmpenes y que rigen el feminismo con fusta en mano.

    ¿Engañásteis en su momento? a algunos, ¿hoy? a nadie.

  2. Con el autoengaño le es suficiente, Antonio. Cualquiera que esté un poco informado sabe perfectamente que lo que ha escrito en su comentario es una sarta de mentiras, alimentadas por su sesgo ideológico «anticomunista». Infórmese sobre las ley de vivienda, sobre las medidas para bajar la electricidad y la ley del sólo sí es sí, y sobre otras. Sobre todo porque en esta última no «vale sólo la palabra» para condenar. Está usted en un error y suelta perlas de cuñado frustrado de bar que habla sin conocimiento de las cosas al pobre camarero que se las tiene que aguantar. Unidas Podemos está cumpliendo con su acuerdo de gobierno, dudo realmente que sepa se haya leído ni una sola línea del programa de Unidas Podemos, usted es de las personas que no salen de Cuba, chalé y Venezuela . Por otro lado la encuesta no le ha costado un euro a los contribuyentes ya que la han financiado medios independientes. Es lamentable que en este medio se de la oportunidad que aportar sobre un debate tan importante como es el modelo de estado para que venga aquí a patear culos y a proyectar frustraciones. Hasta que no alcancemos la república como modelo de estado, ya sea de la ideología que sea en el momento de elecciones, no seremos realmente una democracia plena.

  3. Con lo único que estoy de acuerdo en el comentario es lo del sesgo ideológico anticomunista. Ahí no le quito ni una coma. Y lo tengo porque mi familia ha sufrido el sesgo ideológico comunista, de tal forma que para lo que usted es autoengaño, para mi también me lo parece, pero discrepo de la persona que se está autoengañando.

    Me he informado de la ley de vivienda, sobre las medidas para bajar la electricidad si quiere nos podemos reir un rato y comparar lo que decían en oposición de la subida de un 4% y de lo culpable que era el Gobierno de entonces por permitirlo y la subida que estamos sufriendo. Eso si, esta subida es muy progresista.

    Sobre la ley del si es si, hablamos de la mismas que en su primera presentación fue criticada hasta por el ministro de justicia del mismo Gobierno por carecer absolutamente de la más mínima coherencia legal ¿verdad? Tienen desde la izquierda un auténtico pavor hacia la presunción de inocencia. Pero fíjese que nada más lejos en mi opinión el ser débil con los violadores en cualquier grado o modalidad, yo creo que deberían pudrirse en la carcel, así de sencillo. Para siempre. Pero con ciertas garantías, no hacia el, si no hacia la sociedad y hacia evitar la presunción de culpabilidad.

    No dude tanto y tenga más fe, me he leído todo el programa electoral de Unidas Podemos, al igual que me lo he leído de todos los partidos principales que se han presentado a las elecciones generales en su momento.

    ¿Hablo en ocasiones a mi entorno de Cuba y Venezuela? A veces, quizás porque conozco su situación más allá de lo que me cuentan en las charlas de afianzamiento del credo de la hoz y el martillo. En cuanto al chalet, yo he tenido mi etapa de hablar de el, pero le soy sincero, ha pasado ya. Todo buen comunista miente al que le quiere creer y mientras se construye su dacha. El que le compre su mensaje que piense en su chalet.

    Y por último un comentario así porque me lo ha sacado en su respuesta. Lo lamentable no es comentar sobre lo que alguien dice en uso de su libertad (por cierto no he dicho «culo», he dicho posaderas y si, en sus posaderas en referencia al asiento en el que se apoltronan) Lo verdaderamente lamentable es que con la situación actual económica, social los representantes públicos hablen de la república, los semáforos con faldas y los niñes. Pero de la luz, poquito. Si Unides Podemes fuera oposición ¿Cuántas manifas y escraches hubieran apoyado?

    No se preocupe UnadelaMarina, el autoengaño es complicado de auto diagnosticárselo, máxime cuando le beneficia a uno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here