El Barrio de La Zaporra, y que en la documentación urbanística aparece como Barrio Nuestra Señora del Pilar, y siento no recordar el nombre de la vecina que impulsó esta denominación y también fue promotora de que se levantase una pequeña capilla dedicada a la Virgen del Pilar, de ahí viene que las fiestas de este barrio se celebren en torno al 12 de octubre.

Un barrio compartido

La Zaporra es un barrio compartido por Alcobendas y San Sebastián de los Reyes, la mayor superficie del mismo corresponde a Alcobendas. En 1999 Luis E. Arribas Sardonís y Antonio Cancho López publicaron un libro en el que hacían un tratamiento a fondo de este barrio, cuyo título es “El Barrio de La Zaporra, de la marginalidad a la centralidad”, hacen un estudio a fondo de todo el barrio en su conjunto, abarcando ambos términos municipales.

Por tanto, yo me voy a limitar a contar y dar a conocer los aspectos relativos al término municipal de San Sebastián de los Reyes, intentaré no sólo dar datos urbanísticos, intentaré, si me es posible, inclinarme en las vicisitudes sociales que ha atravesado este barrio en sus años de historia, y que alguno viví en primera persona.

La Zaporra, barrio de Sanse

Como bien dicen los autores que he citado este surgió como un barrio marginal durante los años 50 del pasado siglo, por tanto San Sebastián de los Reyes no contaba en esos años con un Plan General de Ordenación Urbana, el primer Plan se aprueba en el año 1968. A partir de aquí es cuando se traza un viario más o menos adaptándose a las construcciones existentes, de ahí que observemos aún hoy día algunas edificaciones fuera de alineación.

Hay que tener en cuenta que en sus comienzos el barrio se parceló sobra unas propiedades rústicas de formas irregulares, tan sólo hay que detenerse a observar el parcelario rústico para entender cómo y porque surgieron las primeras casas de una forma un tanto anárquica, así como el trazado de sus calles, que digo, en aquellos primeros años no podemos referirnos a sus accesos a las viviendas como calles, tal como las entendemos ahora.

Las viviendas: manos a la obra

La mayoría de las viviendas, por no decir todas, eran construidas por los propios dueños de los terrenos, éstos en su mayor parte eran gentes que procedían principalmente de tierras extremeñas, castellano-manchegas y andaluzas y en algunos casos de barrios marginales de las afueras de Madrid como eran los de la Malmea, la Ventilla, Valdebebas, etc.

Eran los años de la emigración, años en busca de un trabajo y con la esperanza de conseguir una vida mejor que la que tenían en sus pueblos de origen. Aquí el terreno era barato y hasta en ocasiones lo podían pagar en varias veces, lo que les permitía hacerse con un terrenito y edificar una pequeña casa, que por lo general ocupaba toda la fachada del terreno, y con un patio trasero en donde poder criar unos conejos y tener unas gallinas que les servían como complemento al mísero jornal que recibían, la mayoría trabajando en la construcción.

En muchos casos se ayudaban unos a otros a levantar las casas, podemos decir que entre ellos existía una gran solidaridad, puesto que les unía un fin común que era prosperar dentro de una sociedad que hasta ese momento les era bastante injusta.

Campos de labor

En 1953 el espacio que hoy día conocemos como Barrio de La Zaporra estaba dedicado a tierras de labor que catastralmente estaban dentro del Polígono 11 del Término de San Sebastián de los Reyes, y eran las parcelas 96, 97, 104, 105, 106, 107, 108 y 109, y el paraje era denominado Cerro del Tambor.

La extensión y titulares de las fincas eran los siguientes:

Parcela   96  15.000 m2     Antonio Prieto Lorenzo y Hermanos

Parcela   97  56.875   “       Manuel Serrano Frutos

Parcela 104    7.500   “       Ascensión Gómez Frutos

Parcela 105  11.500   “       Tomás Martín Hombre

Parcela 106    9.125   “       Francisco Díaz Aguado

Parcela 107    5.375   “       Herederos de Gregorio Izquierdo Olivares

Parcela 108  10.585   “       Julián López Aguado

Lo mismo estaba ocurriendo al otro lado de reguero que separaba ambos términos, me estoy refiriendo a La Zaporra de Alcobendas, cuya superficie parcelada es mayor que la de San Sebastián.

Estos campos estaban dedicados en mayor parte a la plantación de viñas, de ahí todos los que hemos estudiado los topónimos de nuestro término municipal hemos sacado la consecuencia que el nombre de Zaporra es una deformación de cepa. Este paraje era conocido tanto por Alcobendas y San Sebastián de los Reyes con ese nombre, aunque como hemos visto en la parte de San Sebastián el paraje que aparece en los documentos cartográficos es el del Cerro del Tambor.

Efectivamente el Cerro del Tambor se encuentra aledaño a la zona que estamos describiendo, al otro lado del Camino de Valdelasfuentes, éste camino bordeaba la parte norte del barrio, tanto en la parte de San Sebastián como en la de Alcobendas. En la actualidad hay un parque que lleva este nombre del Cerro del Tambor.

Y lo de que esta parte estuviese en gran parte plantada de viñas en tiempos pasados no es de extrañar, puesto que no muy lejos de allí también hay un paraje conocido como Los Tempranales, por estar plantado de viñas de cosecha temprana.

Las licencias de construcción

Los “proyectos de construcción” que presentaban en el Ayuntamiento consistía en un plano, muchas veces una hoja de papel en la que aparecía dibujada la planta de la vivienda y las medidas de fachada y fondo del terreno, pero incluso bastantes de las viviendas levantadas en esa primera oleada de construcción no consta ese plano, las podemos encontrar en las actas del Ayuntamiento que concedían permiso para su construcción, tan sólo aparece el nombre del solicitante y como ubicación La Zaporra, sin más detalle.

Esto ha hecho que haya sido muy difícil identificar los permisos de las viviendas. En el caso de San Sebastián en el Archivo Municipal procedíamos a contrastar los nombres que figuraban en las actas o en los expedientes con “plano” con los padrones de tributación urbana, pero éstos eran de fechas muy posteriores, si teníamos la suerte que aún vivía el que construyó la vivienda o alguno de sus herederos, siempre que coincidiese el apellido, podíamos situar su ubicación, pues miel sobre hojuelas. Así que tenemos muchas fichas en las que sólo figura el nombre del titular de la licencia y como dato geográfico La Zaporra.

A veces cuando alguno de los propietarios ha solicitado licencia para reformar o ampliar la vivienda nos ha facilitado ampliar la ficha con la data geográfica que nos han proporcionado, como se suele decir un total encaje de bolillos.

Santiago Izquierdo G. Bárcena

Cronista Oficial de San Sebastián de los Reyes y Archivero Municipal emérito.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here