La cultura vuelve a hacerse hueco y protagonismo tras las elecciones del 4M. Tras el estrés político, es hora de reir, disfrutar y entretenerse. Por ello, este fin de semana llegan novedades al Teatro Adolfo Marsillach. Una comedia tradicional en forma de zarzuela, El Barbero de Sevilla, hará reir a los presentes. Por otro lado, el cine también será protagonista en el Centro Ocupacional Marcelino Camacho.

Teatro Adolfo Marsillach

El Barbero de Sevilla llega al TAM el sábado 15 de mayo a partir de las 20:00. Se trata de una zarzuela con un gran sentido teatral, en la que los hablados forman parte de un delicado trabajo de interpretación actoral a manos de grandes profesionales conocedores de este género, con el objetivo de realzar el argumento de esta comedia. La acción se desarrolla a mediados de los años 50 del siglo XX, es por ello que, sin dejar de cumplir tradicionalmente con los momentos cómicos de este título, se logra un Barbero de Sevilla más cercano a la memoria del espectador.

Para el reparto se ha querido contar con algunas de las figuras más relevantes de la lírica de este país dando a esta producción un nivel lírico de una calidad excelente. La parte cómica de la zarzuela queda en manos de los mejores actores-cantantes encargados de representar en las mejores compañías estos personajes que desarrollan en paralelo una visión cómica del argumento.

Cine

El pasado 7 de mayo comenzó el I Ciclo de cine y documental etnográfico. Un mes en el que el Centro Ocupacional Marcelino Camacho acogerá una película o documental semanal. Para este 14 de mayo, está previsto que sea Zaniki la película que se emita.

Zaniki, un niño de 8 años, admira a su abuelo Eusebio Mayalde, un paisano que parece salido de un cuento. Eusebio es un chamán que aúlla como los lobos en las noches de luna llena. El abuelo canta, baila y sobre todo, sabe hacer música con infinidad de objetos, cucharas, sartenes… convirtiendo así el día a día de la familia en un escenario constante. Su nieto lo absorbe todo con curiosidad infantil. Y el abuelo, por su lado, siente la necesidad de enseñarle lo que en el colegio no puede aprender: la conexión con la naturaleza y la experiencia de «sentir la tradición desde dentro«. En un viaje iniciático se echan los dos al monte, en el confín de la meseta castellana, para compartir los ritos más atávicos de su tierra, hasta que Zaniki tome el relevo como nuevo trovador de la tradición.

 

También vuelve Cortos en Abierto con otra proyección en el Teatro Adolfo Marsillach. El 14 de mayo a partir de las 20:00 se proyectarán siete cortometrajes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

tres + seis =