El ministro de Consumo, Alberto Garzón, llegaba el pasado martes a las 19:00 horas al Centro de Formación Ocupacional de San Sebastián de los Reyes para protagonizar el acto de campaña de Unidas Podemos en la ciudad. Junto a él, se encontraban personalidades como Juan Angulo, portavoz de Podemos en Sanse, y Miguel Ángel Fernández, portavoz de la Plataforma por la Sanidad Pública de la Zona Norte de Madrid.

El evento se centró principalmente en la denuncia de la destrucción de lo público para fortalecer lo privado, en la distinción entre lo que es un derecho humano o un negocio: “Esto es lo que está en juego elección tras elección, si la gente trabajadora va a poder satisfacer sus necesidades más básicas, acceso a una vivienda, acceso a la sanidad, a la educación, a las pensiones. Esto es lo que está en disputa. (…) Para el PP de Madrid, todos estos elementos son negocios, pero no, son derechos humanos que tenemos que blindar por ley”, afirmaba Alberto Garzón en su intervención.

Durante el acto, no se dudó en calificar al PP como el partido más corrupto de la democracia, un partido que en las próximas elecciones puede venir de la mano de la ultraderecha. El mismo martes amanecimos con un cartel de Vox en el que se utilizaba el ataque a menores inmigrantes como un elemento de campaña. El ministro de Consumo puso en evidencia este hecho junto a otros que solo pretenden azuzar el odio entre la población, y además a base de mentiras: “Lo que estamos viviendo es un intento y un proyecto político que trata de retroceder en derechos que ya habían sido conquistados por generaciones precedentes a la mía. Cuando vemos cómo gobierna la derecha en la Comunidad de Madrid, lo que debemos evitar es pensar que detrás de eso hay locura, no, hay racionalidad, una racionalidad ultraconservadora, reaccionaria, que hace que no le importe mentir tras mentir”.  

“Sálvese quien tenga” es el juego de palabras que empleó Garzón para definir la filosofía de sus contrarios. Según el ministro, se está produciendo una “salida del armario explícita de la derecha y la extrema derecha” que pone en evidencia su cobardía: “Son muy fuertes contra los débiles y muy débiles contra los fuertes”, sentenciaba Garzón.

La implacable defensa de la sanidad pública impregnó el evento por parte de todos los ponentes. Concretamente, se habló del lamentable estado del Hospital Infanta Sofía (recordado como «Hospital del Norte» en el acto). No obstante, el programa electoral del Partido Popular dice que incluso va a haber otro hospital, que Miguel Ángel Fernández, portavoz de la Plataforma por la Sanidad Pública de la Zona Norte de Madrid, entiende que es el de Lozoyuela, sin embargo, su respuesta para Diario de Sanse fue la siguiente: “Llevamos 25 años en los que cada día amanecemos con una nueva promesa incumplida, y en la sanidad pública de la Zona Norte seguimos estando en una situación dramática (…). Lo que hay que hacer es dotar a las infraestructuras existentes de los medios necesarios tanto humanos como técnicos, cumplir las promesas. Las campañas electorales tienen que servir para que los compromisos que los políticos adquieren con la ciudadanía se cumplan después. Y la señora Díaz Ayuso lamentablemente no nos ha dado la oportunidad, que sí hemos tenido con Unidas Podemos, para poder debatir con ella. Yo no tendría ningún inconveniente (…). La respuesta siempre es la misma: ‘Vamos a hacer’. Y la parcela del centro de salud sigue siendo un ideal, la torre 4 sigue sin utilizarse y lamentablemente ese Hospital del Norte que nos vendieron como un hospital de una única cama en cada habitación se está convirtiendo en dos y tres camas por habitación”.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha recibido duras críticas por llamar «mantenidas subvencionadas» a las personas en las colas del hambre. Sin embargo, Juan Angulo, portavoz de Podemos en Sanse, amparaba una vez más la defensa de lo público y de las personas ciudadanas más desfavorecidas: “La vivienda pública debe ser para quien de verdad la necesita y no para generar redes clientelares del Partido Popular (…). Tenemos constantemente quejas de personas ciudadanas que necesitan de la renta mínima y que se ven abocados a un laberinto burocrático para pode acceder a ella. Todo esto forma parte de una estrategia deliberada del PP en la Comunidad de Madrid que pasa por culpabilizar a los pobres por su pobreza y estigmatizarlos bajo la falsa premisa del esfuerzo individual. No es igual hacer la carrera en un Ferrari cuesta abajo que en un 600 cuesta arriba”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here