Este pasado jueves 15 de abril celebrábamos el Día del Niño. Por eso en esta ocasión queremos hablar de la situación de la infancia y la adolescencia, especialmente la más desfavorecida, en nuestro municipio.

Riesgo de exclusión educativa

Desde el principio de la pandemia, los vecinos y vecinas que nos animamos a formar la
Plataforma Ciudadana Sanse-Alcobendas, al ir a repartir alimentos entre las familias en situación de emergencia social por la COVID-19, nos dimos cuenta de la situación precaria en la que vivían muchos niños y niñas y, en especial, vimos las dificultades de muchos de ellos para seguir la educación online por no disponer del equipamiento adecuado. Por eso, hemos estado en contacto con el Ayuntamiento, la Dirección de Área Territorial Norte de la Consejería de Educación, los equipos directivos de los centros educativos y las AMPAs de colegios e institutos para trasladar nuestra preocupación por el riesgo de exclusión educativa que sufren muchos menores en nuestro municipio y para mostrar nuestra disposición a contribuir a solucionar este grave problema social. La respuesta de las administraciones públicas con competencia en educación ha sido francamente insuficiente.

«Personas voluntarias de la plataforma se volcaron en ofrecer actividades lúdicas y educativas«

Además, en verano pusimos en marcha actividades de refuerzo socioeducativo al aire
libre para hijos e hijas de las familias a las que atendemos. Personas voluntarias de la
plataforma se volcaron en ofrecer actividades lúdicas y educativas y a favorecer durante unas horas la conciliación de la vida familiar y laboral
. Al mismo tiempo, organizamos varias recogidas de ordenadores, tablets y material escolar para familias en situación de emergencia social.

Con estos equipamientos donados por personas y organizaciones, hemos podido poner
en marcha desde septiembre las clases de refuerzo online que ofrecemos a niños, niñas y
adolescentes con dificultades. Ahora mismo atendemos a unos 18 estudiantes, de
Primaria, Secundaria y Bachillerato
. Estamos en contacto estrecho con su profesorado para conocer sus necesidades, proponer soluciones conjuntas y evaluar sus progresos. A pesar de nuestros esfuerzos, valoramos que estas clases online no son suficientes, porque los chicos y chicas tienen dificultades para centrarse, carecen de un espacio adecuado, mesa y silla para trabajar y algunas familias necesitan una atención integral que no están recibiendo. Por ello, para paliar la exclusión educativa consideramos necesaria la puesta en marcha de amplios programas públicos de refuerzo escolar tanto en Primaria como en Secundaria y Bachillerato, en coordinación con el profesorado.

Alertamos de que hay un alto porcentaje de niños, niñas y adolescentes que están
acumulando un gran retraso que les impide sentirse incluidos en el grupo de iguales. La
inseguridad, el estrés, y la ansiedad se va instalando en ellos. En muchos va apareciendo
un sentimiento hondo de «estar perdidos» de «que no valen»… Se muestra más claramente en Bachillerato. Un chico de 1° de Bachillerato nos decía: «De mi clase (más o menos 35 alumnos) solo 3 o 4 se enteran, los demás estamos perdidos. Los días que nos tocan las clases on line no puedo seguir nada. Me es imposible coger apuntes porque no se qué escribir».

«Los parques infantiles de nuestro municipio han estado muy buena parte del tiempo que llevamos de pandemia cerrados«

Es importante subrayar que menores con necesidades especiales tienen aún más
problemas en seguir las clases de refuerzo online y reciben una asistencia claramente insuficiente
(la ley marca un apoyo de siete horas a la semana y algunos de ellos apenas disfrutan de dos horas y media). Además, no queremos olvidarnos de los niños, niñas y adolescentes que no pueden acudir a clase por riesgo para su salud debido a los graves problemas respiratorios que sufren y que llevan casi un curso y medio sin socializar con sus iguales, lo que está teniendo un impacto devastador para su bienestar y su salud emocional.

Los parques infantiles han estado precintados en Sanse hasta no hace mucho tiempo

Si a esto unimos el hecho de que los parques infantiles de nuestro municipio han estado muy buena parte del tiempo que llevamos de pandemia cerrados y que no existen muchos equipamientos de ocio para adolescentes (como pistas deportivas) podemos entender que la infancia y la adolescencia de nuestra ciudad han visto ciertamente cercenados sus derechos (al juego al aire libre y a la educación, principalmente).

Debemos recordar una vez más que las administraciones públicas son las encargadas de velar por el cumplimiento de estos derechos, que no pueden depender solo de la buena voluntad y la solidaridad vecinal. Los niños, niñas y adolescentes de nuestro municipio se merecen unas políticas públicas que los defiendan y cuiden.

Plataforma Ciudadana Sanse – Alcobendas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here