La primera fase de Segunda B terminó hace dos semanas y parece que, para muchos aficionados, ha pasado ya mucho tiempo. Hay ganas de que la pelota empiece a rodar. Para el Sanse este domingo comienza la aventura del ascenso en su casa, en Matapiñonera. Jugará frente al CF Talavera. La ilusión reina entre las dos aficiones que, esperan, que sus equipos lo den todo en el campo. Esas ganas de que empiece a rodar el balón la han transmitido los aficionados por redes sociales y eso se ha contagiado incluso a los clubes.

Por parte del Sanse, el club no está acostumbrado a encontrarse en estas situaciones de tener la posibilidad de ascender a Segunda División. Por eso, la motivación es máxima. Saben que esta oportunidad no se presenta demasiadas veces en la vida y no la quieren dejar escapar. Llegar lo más lejos posible es el objetivo del Sanse. Con esa mentalidad es con la que han llegado a este tramo final de temporada siendo líderes de su grupo.

Marcelo, delantero y máximo goleador del Sanse esta temporada. Foto: Manuel Rodríguez (mrbsportfoto)

En cuanto al CF Talavera, la moral con la que llegan al choque también es alta. Y es que, puede ser el duelo de las ilusiones, sobre todo en la grada. Los de Víctor Cea llegan tras clasificarse en la última jornada a esta fase de ascenso. Si bien el equipo es el último en la clasificación del grupo de ascenso, la dinámica que trae es positiva, ya que, gracias a los resultados de los últimos partidos y su mejora en el juego, se encuentran peleando por este ascenso a Segunda División. La realidad es que ninguno de los clubes tiene demasiada experiencia en cuanto a la fase de ascenso a Segunda División se refiere. A diferencia de otros equipos de su grupo como podría ser el Badajoz, el Extremadura o incluso el Castilla, que sí que tienen esta experiencia.

En lo que respecta al partido, se esperará una intensidad digna de lo que se juegan los dos equipos. Además, si por algo se caracterizan normalmente los dos conjuntos es por la intensidad y la competitividad. Este gen lo han transmitido los dos técnicos, Marcos Jiménez por parte del Sanse y Víctor Cea por parte del CF Talavera. El trabajo de los dos técnicos ha sido excepcional. Una plantilla nueva para cada uno, pero que han sabido trabajar desde el primer día. Han formado dos bloques fuertes y unidos que saben hacer lo que se les pide.

La batalla se encontrará principalmente en el medio campo. No está claro qué equipo controlará esta parcela del campo. Sin embargo, el que la controle sí que podrá tener más opciones de triunfar en el partido. La finura de los delanteros del Sanse, sobre todo de un Marcelo que ha hecho una gran temporada, será clave para los locales, ya que, en un principio, no debería ser un partido con demasiadas ocasiones. Por parte del Talavera, la llegada de segunda línea de otros jugadores causa siempre mucho peligro a sus rivales. A priori, el Sanse podría considerarse favorito por su puesto en la clasificación y mayor regularidad en la temporada, pero a estas alturas esto ya no cuenta. Por tanto, favoritismos a un lado porque todo puede suceder.

En las gradas se espera también un gran ambiente. A través de las redes sociales muchos hinchas del Talavera se han manifestado para pedir información sobre las entradas. Se espera que muchos talaveranos residentes en Madrid acudan al estadio. Además de esto, el Sanse colocó unas gradas supletorias para vestir de gala a un Matapiñonera que se espera esté lleno respetando siempre las medidas sanitarias de seguridad. El ‘duelo’, generalmente desde el respeto, entre aficiones ya comenzó en las redes y está garantizado en las gradas. Ahora, es turno de los jugadores disputar un partido en el que las emociones están a flor de piel.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here