Las peluquerías y los negocios de estética llevan tiempo reclamando una reducción en el impuesto del IVA. Este año ha sido muy duro debido a la pandemia. La falta de clientes por miedo y la mala situación económica ha perjudicado mucho a este sector. Consideran que su negocio forma parte de aquellos que son esenciales y, por tanto, deberían tener una reducción en el tipo impositivo. Actualmente, tributan con el IVA general de 21%. Por ello, exigen que este impuesto tenga una reducción hasta el 10%.

Manifestación del 20 de octubre de 2020 de las peluquerías en Madrid

Bajada del IVA

En este caso, las peluquerías de Sanse muestran su indignación ante esta no bajada de impuesto que ayudaría a reducir costes y reducir precios para aumentar la clientela. Desde Diario de Sanse se ha preguntado a algunas peluquerías y negocios estéticos acerca de la situación que están viviendo, además de conocer su opinión sobre la bajada de IVA que reclaman.

Peluquería de Sanse

Algunas peluquerías, transmiten ese sentimiento de ahogo económico que están sufriendo con la pandemia. Lo único que quieren, como algunos de estos negocios reclamaron en la manifestación del 20 de octubre en Madrid, es que se les ayude con la reducción del IVA. De hecho, no solo lo exigen por el desahogo económico que supondría, lo piden también porque consideran que su labor es esencial. De hecho, hace años el IVA que pagaban las peluquerías era del 10% hasta que sufrió una modificación durante la legislatura de Mariano Rajoy y se subió al 21% actual.

Aseguran que si este impuesto se reduce, los gastos serían menores y permitiría realizar diferentes ofertas y una bajada en sus precios para atraer a la clientela. Una clientela que ha disminuido por el miedo a contagiarse por coronavirus y por la mala situación económica. Además, la reducción de gastos implicaría también poder contratar personal de nuevo en el caso de algunos negocios concretos.

Efectos de la pandemia

Desde el sector en Sanse, explican que, al tratarse de un trabajo con contacto directo con el cliente, algunas personas acuden menos o, directamente, no acuden al establecimiento. Por otro lado, las medidas de seguridad y sanitarias implican un gasto adicional para la peluquería. Así pues, la bajada del IVA, beneficiaría en la compra de todos los productos.

Otra de las consecuencias del coronavirus es la reducción de personal. La falta de ingresos y, teniendo en cuenta que los costes son los mismos, muchas peluquerías se han visto obligadas a prescindir de trabajadores. Por eso mismo alegan que el 10% de IVA proporcionaría un respiro económico. Un respiro económico que necesitan para no reducir más la plantilla y, por supuesto, para no echar el cierre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here