La peatonalización de la calle Real está siendo objeto de enfado entre los diferentes comerciantes de la zona afectada. No les falta razón. En un período donde la pandemia ha hecho daño económico y moral se les suma la imposibilidad de tener más clientes que iban en coche a comprar. Ahora encima a eso hay que añadir la chapuza de los muros separadores puestos desde este pasado fin de semana para delimitar el tráfico de algunos vehículos que ya pueden pasar.

Estado de la calle Real actual

¿A quién no le gusta pasear por la calle Real y ver varios muros puestos uno detrás de otro? Igual es un nuevo monumento en homenaje a la ciudad de Berlín. Más allá de este sarcasmo, este elemento da muy mala imagen de Sanse en un área vecinal que es de las más visitadas para comprar o simplemente pasar el rato. A ello se suma el cambio del sentido de la circulación en varias calles aledañas que genera caos. Los vecinos de la calle Juan Olivares, por ejemplo, están contentísimos por tener que dar más vuelta para meter su coche en el garaje. Esperemos no tener que lamentar choques frontales ante este show vial.

¿Cuál es el argumento? El anteproyecto de la Ley de Cambio Climático del gobierno de Pedro Sánchez. En él se incluye la obligación de crear zonas de bajas emisiones en todas las ciudades de más de 50.000 habitantes antes de 2023. A priori, peatonalizar calles es una medida positiva en favor del medioambiente si se explica y se consensúa bien. Ahí está la clave de todo. Los comerciantes afectados de la calle real se quejan de que no han contado con ellos. ¿Por qué no se hace esto en la zona de Dehesa Boyal? Es un lujo andar por allí rodeado por zonas verdes.

Las terrazas están vacías en la mayoría de horas del día

Luego está la cara «B». Hay malpensados que comentan que esto se ha hecho para favorecer a las terrazas y su exención de tasas. Como todo el mundo sabe, en diciembre en jornadas sin sol los vecinos salen en masa a consumir. E incluso paraguas en mano. La realidad es que las terrazas están vacías la mayoría de horas del día. Esto también da mala imagen. Sillas y mesas apiladas rodeadas de carteles verdes de protesta de los comerciantes.

Es cierto que el consistorio ha puesto la opción de aparcar tu coche 30 minutos gratis en zonas comerciales con zona azul para calmar los ánimos esta Navidad. Ya puedes hacer la compra rápido o te multan. Eso sí, desde el 13 de octubre la zona azul en Sanse ha aumentado aprovechando que no es fácil aparcar gratis en el casco antiguo del municipio. En un momento en el que la economía media de la familias está a la baja. Muy progresista todo.

¿De verdad los vecinos se merecen esto? Medidas sin consensuar y sin explicar a la población. Es llamativo que tengamos que ser los medios de comunicación independientes (sin subvención municipal) los que contemos las causas y consecuencias de los sucedido en la calle Real y que ni el Alcalde ni el Vicealcalde hayan hecho una comparecencia pública dando sus motivos. Habrá que esperar al siguiente número de la revista La Plaza.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here