Las lluvias y la mañana no acompañaba para disfrutar al máximo de un buen día de fútbol. Sin embargo, Ursaria y Sanse regalaron un partido emocionante para aquellos que se desplazaron al campo. Nublado, como el día, comenzó la UD Sanse. Los visitantes lograron empatar a uno en un partido de mérito por como se fue desarrollando.

Desde el inicio del partido, el Ursaria mostró su disposición a tener la posesión y crear las primeras oportunidades de gol. Después de unos minutos iniciales de tanteo, el portero del Sanse, Jagoba, tuvo que hacer una gran parada para evitar un gol en contra. Antes de llegar a la media hora de juego, los locales estuvieron cerca de anotar el 1-0 con un disparo de Higuera. El Sanse estaba viendo cómo el Ursaria estaba dominando el partido sin poder hacer nada al respecto.

Sin embargo, los de Pablo Álvarez pudieron controlar ese vendaval en los últimos minutos de la primera mitad. El descanso llegó con el marcador igualado, pero con la sensación de que los locales habían hecho más para ganar.

Segunda parte con gol tempranero en contra

El Sanse comenzó el segundo acto con un gol tempranero de Jacobo Alcalde, poniendo a su equipo por delante 1-0. Esto era lo que se esperaba después de ver el rendimiento del Ursaria en la primera mitad. Además, tuvieron la oportunidad de anotar un segundo gol tras un córner en la jugada siguiente. Esto fue un punto de inflexión que finalmente despertó al Sanse de su letargo. Antes de llegar a la hora de juego, el equipo de Pablo Álvarez tuvo sus oportunidades, como un tiro alto de Arasa que sirvió para decir «aquí estamos».

El Sanse ya estaba dominando y generando peligro. Tanto que tuvo una oportunidad de empate en el minuto 69, pero Fran Martínez salvó un tiro en la línea de gol. El equipo visitante estaba mejor que su rival y estaba presionando en busca del empate. Los cambios realizados ayudaron en esta búsqueda. Entraron Binke y Cotos para darle frescura al centro del campo y a la zona de ataque. Finalmente, en el minuto 85, llegó el empate. Juancho sacó un potente disparo de derecha para poner el marcador 1-1.

El equipo estaba eufórico, crecido y pudo haber anotado el 1-2 en el tiempo añadido, pero el meta rival evitó que eso sucediera. El marcador final fue un empate muy merecido para el Sanse en su primer partido fuera de casa. Fue un partido complicado que estuvo cerca de ganar al final.

 

La próxima semana el equipo recibirá al otro también descendido en lo que será uno de los duelos más potentes de la categoría. Matapiñonera será testigo de este choque el domingo a las 12:00.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

15 − 9 =