Sanse es una prueba de que del socialismo se sale”. Esa frase, entre otras también ofensivas, las pronunció la candidata número dos del PP al Congreso de los Diputados por Madrid, Marta Rivera de la Cruz, en su reciente y fugaz visita al mercadillo de nuestra ciudad. Vino a hacer precampaña a San Sebastián de los Reyes junto a su compañera de partido y alcaldesa, Lucía Fernández.

Foto: elindependiente

Sobre el triunfo local de su partido el 28 -M, dijo que «en San Sebastián de los Reyes el Partido Popular está gobernando en minoría, pero está gobernando y es, de nuevo, una prueba de que del socialismo se sale».

Creemos que la alcaldesa Lucía Fernández, debería haberla informado de que al estar su grupo en minoría, depende de otros para aprobar proyectos y para que no le rechacen propuestas plenarias e iniciativas. El PP local también debería haberle advertido a Rivera, que en cuatro años, ante votaciones importantes, habrá que llegar acuerdos. Ahí, si es positivo para la ciudadanía, nos tendrá con la mano abierta tal y como se lo manifestamos a la alcaldesa. Ella lo sabe. Como fuerza mayoritaria de la oposición, somos los principales apoyos para la estabilidad institucional, pero eso no es un cheque en blanco si somos ofendidos como ha hecho Marta Rivera. Podremos salvar al nuevo gobierno de situaciones complejas pero no al precio de que vengan de fuera a ofendernos. Somos miembros de ese socialismo que la candidata dice, como si fuera una enfermedad contagiosa, que “se sale”.

Es muy fácil de comprender que ella sepa bien lo que es “salirse” de los principios y desconozca lo que es “quedarse” en unas ideas. Su biografía política está llena de llegadas y salidas. De escritora independiente pasó a ser miembro de Ciudadanos y se la recompensó nombrándola consejera de Cultura de la Comunidad. De admiradora de Albert Rivera primero, y de Arrimadas más tarde, saltó del barco naranja cuando este comenzó a hundirse. Díaz Ayuso, por abrazar las ideas del PP, la gratificó como consejera. Ese cambio de ideas mereció otro pago recientemente, como ha sido la concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Madrid. Pero la señora Rivera sigue “saliendo” y entrando, y en una nueva pirueta camaleónica más, ahora aspira a ser diputada por Madrid, ya como fiel holligan del Partido Popular.

Tras su viaje, siempre a alguna parte con cargo público, se define como “madrileña de Lugo” y gallega como Feijóo. De convencida ayusista, ha pasado a ser una ferviente admiradora de su jefe de partido, Núñez Feijóo. Lo promociona ardorosamente y colabora activamente en la campaña como justo pago por haberle dado el segundo puesto en la lista al Congreso.
 
Pero la hemeroteca no engaña y ella es su prisionera. Le recuerda lo que Marta Rivera afirmaba sobre su actual jefe cuando este era presidente de Galicia. En un acto, la escritora comparó la gestión de Núñez Feijóo en la Xunta con el «caciquismo del siglo XXI». Tildó a la televisión pública de Galicia como “TeleFeijóo”, acusó al presidente de hurtar «información a los ciudadanos» para ayudar al PP. Lo acusó de «ir dopado a las elecciones” y que la Galicia de Feijóo era «un lugar donde un colectivo cree que sus ayudas peligran si se sientan media hora con un partido distinto del que lleva la batuta».

En otra ocasión, tuitéo una frase de Ignacio Aguado: «El PP de Feijóo es el de Rajoy, el de Baltar, el de Barberá, el de la Púnica».

Recientemente, dijo que «La cultura será una de las palancas para el rearme moral de los españoles». Sin embargo, ha sido incapaz de condenar la actual ola de censura que recorre España, y también Madrid, promovidas por sus socios de VOX sus en ayuntamientos. Que una periodista y escritora calle ante este hecho, denota su talante interesado.

Mostró insensibilidad humana con dos declaraciones que la definen. Sobre el holocausto: «Los judíos lo pasaron fatal en los campos de concentración, pero el holocausto tiene una explicación política». La otra, una falta de respeto a los enfermos de SIDA a los que definió como víctimas de segunda: «Sí, amigo mío. Sí las hay. Las que uno adquiere por voluntad propia me merecen menos compasión que las que tocan en suerte”, dijo.

 

Este es el perfil de quien vino a Sanse a ofender a los 9.454 vecinos y vecinas que votaron socialismo, ese del que, según Marta Rivera de la Cruz, “se sale”… ¡Como si fuéramos tóxicos! No, no, señora Rivera. Del socialismo no se sale, sino que queremos que se amplíe, que se entre más, para poder extender los valores de una sociedad con mayor bienestar social, más avance y progreso. Del socialismo democrático, no se sale, sino que se entra para caminar hacia un país mejor en el que todos y todas quepamos. Y en ese camino sé que a usted, señora Rivera, independiente, naranja, azul ahora, y lo que le depare el futuro, sé que no la encontraremos. Se hallará en el otro lado de la historia, en el malo, el del retroceso, y Pedro Sánchez, nuestro presidente, en el otro, en el bueno, en el del avance.

Narciso Romero Morro
Secretario General y Portavoz del Grupo Municipal PSOE-Sanse

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

tres × 2 =