Varios vecinos de San Sebastián de los Reyes han madrugado este domingo para ejercer su derecho al voto. Por ello, Diario de Sanse ha querido pulsar la opinión de estas personas en uno de los puntos claves. La avenida de Valencia. Lugar donde están situados hasta cuatro colegios.

Todas las personas coincidían en un punto. Animar a la gente a que se desplace a su colegio electoral. «Hay que votar siempre. Le diría a la gente indecisa que se decida. Al menos luego te puedes quejar», expresaban algunas personas. Otras apelaban a superar la pereza de ver la climatología. «Los días de lluvia es bueno votar temprano. Eso sí, la lluvia no puede ser excusa para no votar», manifestaba un matrimonio.

¿Por qué la gente vota tan temprano? Se puede comprobar que hay varios factores. Algunos están ligados con la rutina. «Voto pronto para ir a desayunar», explicaba una señora. O porque más tarde no podrán. «Voto temprano porque me tengo que ir a trabajar» o «tenemos que irnos de viaje», era lo más escuchado. Otros, en menor medida, apelaban a la obligación. «Nunca veo resultados en lo que sale, pero hay que votar. Al menos para protestar», aseveraba otro señor.

Otra chica introducía el matiz de querer que las cosas cambien. «Normalmente madrugo y hoy no iba a ser menos. Así cumplo con mi obligación. Espero que esto cambie y que las cosas sean mejores», afirmaba. Por el contrario, otra gente apostaba por la continuidad. Todo ello en un contexto en el que nadie quiere desvelar su voto.

Sin embargo, hay que destacar la ilusión por hacer uso de un derecho que tanto ha costado adquirir en este país. «Vengo encantada de votar y de participar. Queremos votar temprano y luego disfrutamos de la familia», comentaba una vecina. Otra electora también apelaba al espíritu alegre. «Es lo mejor que podemos hacer. Hay que votar porque la ilusión nunca hay que perderla», señalaba.

 

Por último, el día ha dejado una anécdota de primera hora. Un chico joven que era suplente de mesa y que se ha encontrado con que, finalmente, tiene el día libre. «Recibí la noticia con pereza (tener que estar en la mesa electoral), pero al final se han presentado todas las personas y me he podido ir a casa. Ahora ya votaré.», argumentaba con felicidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

2 × uno =