Diario de Sanse ha querido conocer como evoluciona la huelga de médicos de familia y pediatras en la localidad, tras una semana desde su inicio. Pilar Díaz, pediatra del Centro de Salud Rosa Luxemburgo, habla de las reivindicaciones del colectivo. Entre ellas, están mejores condiciones laborales.

Foto: Diario de Sanse

Pregunta. ¿Cuáles son vuestras reivindicaciones y cómo estáis llevando la huelga?

Respuesta. Lo estamos llevando razonablemente bien. Está habiendo muchísimo seguimiento de la huelga. Han puesto servicios mínimos que nos permiten a muchos hacer seguimiento de la huelga. Estamos todos a una. La reivindicación fundamental tanto de los médicos de familia como de los pediatras es poder contar con un tiempo suficiente en consulta para cada paciente. Eso supone tener alrededor de 10 minutos para cada paciente. De esa forma se limitarían el número de pacientes que vemos actualmente.

Ahora mismo tenemos ‘agendas chicle’. Empezamos con el número de citados de 28 o 32 personas y terminados con 45/50. Todos los pacientes que van entrando al Centro de Salud les atendemos sea urgente o no. El paciente argumente con razón que no puede esperar cinco o diez días. El problema es que hay poco personal estructural. Luego no hay suplentes para las bajas. De los más de 900 pediatras que había en 2019 ahora hay poco más de 700. Se han ido más de 200 por las condiciones muy complicadas que tienen.

P. ¿Qué ofrece la Comunidad de Madrid?

R. Está limitando la agenda de los médicos de familia a 35 pacientes. Estamos de acuerdo, pero ¿quién ve al paciente número 36? ¿Le mandamos a la puerta de la Consejería? Pedimos que haya más personal para absorber la demanda. Eso se consigue invirtiendo más en Atención Primaria.

P. La Comunidad de Madrid dice que no hay médicos en la región y no saben donde buscarlos

R. Los médicos los tenían. Se han ido a hospitales públicos o privados a hacer ocho horas con algunas guardias. Les será más fácil conciliar que haciendo cinco tardes de dos a nueve, que es lo que oferta la Comunidad de Madrid. Los profesionales están, pero hay que darles las condiciones adecuadas para que se quieran quedar en esos puestos de trabajo. Otros casos se han ido a consultas privadas. Actualmente se está resolviendo la oposición de pediatras en Atención Primaria. Han sacado 314 plazas y solo 19 son plazas de mañana.

La tarde supone trabajar de dos a nueve de la noche de lunes a viernes. ¿Así quieren que los pediatras que terminan la residencia acepten esas condiciones de trabajo? Hay que exigir una mejora en el horario. Cada año salen unos 50 residentes de pediatría que acaban y unos 30/40 médicos de familia. Si se les ofrecen buenos contratos se quedarán. Con todo ello, se está favoreciendo la medicina privada.

P. ¿Cómo se puede incentivar a las nuevas generaciones para que se dediquen a la medicina?

R. Cuando empiezas las carrera piensas que eso no te va a pasar a tí. Que tu ilusión va a ser más fuerte que tus inconvenientes laborales Esta profesión es vocacional. Luego ves que trabajar de dos a nueve de la tarde con 40/50 pacientes al día termina de ser complicado de llevar a adelante para la conciliación laboral. A muchas personas se les ha despertado estudiar algo sanitario después de la pandemia, pero les intento desanimar. Es exigente durante el período de formación y luego optas a contratos precarios.

 

P. Por último, ¿el acuerdo está lejos?

R. Se está sentando con los sindicatos una persona que no tiene poder de decisión. Puede haber promesas en papel mojado. Necesitamos que se siente el Consejero de sanidad o el de Hacienda. Pedimos más recursos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecinueve + 7 =