Ismael García Ruiz, concejal no adscrito del Ayuntamiento de San Sebastián de los Reyes, ha querido aclarar para Diario de Sanse la causa de que se haya quitado el nombre de Eduardo San Nicolás a la glorieta del Paseo de Europa (esquina María Santos Colmenar). Todos ello, tras haber publicado, tanto Podemos como Izquierda Independiente, que esto había sido por «presión popular».

Foto: Diario de Sanse

El que fuera portavoz adjunto del PP expresa que el motivo es un criterio técnico. «Están un tanto confundidos estos dos partidos. Desde el departamento jurídico me han dicho que se tiene que hacer una propuesta desde Movilidad. Luego tiene que llevarse al pleno. Una vez el expediente esté iniciado se abre un plazo de exposición pública para hacer alegaciones que el Ayuntamiento valora y desestima o estima en base a la Ley, aclara.

A su vez, ha pedido al alcalde, Narciso Romero, un informe de Asesoría Jurídica para conocer si se puede poner este nombre a un espacio local. «En la Ley de Memoria histórica se dice que no podrán hacerse homenajes a dirigentes, pero no especifica que es un dirigente. ¿Quién toma la decisión de quien es un dirigente o no?», expresa.

Además, explica la diferencia entre ser un alcalde franquista y un alcalde fascista. «Me parece que Podemos e Izquierda Independiente están jugando al revanchismo sin haber explicado esto. No es lo mismo un alcalde franquista que fascista. Eduardo San Nicolás perteneció a la época franquista porque le tocó vivir en ese tiempo. Fue un buen alcalde al que la gente quería. Se les llena la boca diciendo que era fascista», asevera.

También hace un llamamiento a la calma. «Este hombre nombró como concejales a gente comunista. Fíjate el talante que tenía. Además, hizo mucho por el mundo taurino. Es como si quieres poner el nombre a una rotonda a Manolete, que toreó en la época franquista. ¿Quitamos el nombre del aeropuerto Adolfo Suárez por haber sido ministro con Franco? Me da vergüenza que en pleno siglo XXI, con lo que hay, nos estemos peleando en el pleno por estos temas», reflexiona.

 

Por último, pone en valor la figura de Eduardo San Nicolás. «Lástima que la ignorancia y el afán por la discordia ganen la batalla al sentido común. Hay personas buenas y valientes que vivieron en la época que les tocó vivir y que por ese motivo no tienen derecho a un reconocimiento público por sus buenas acciones. ¡Que injusto!. La guerra la ganó un bando pero todos perdieron y todos tuvieron que aprender a vivir y convivir a olvidar y a perdonar y hubo personas como Eduardo San Nicolás Guillen que contribuyeron a que esa reconciliación fuera posible, pero se ve que no todos piensan como pensaba él. Se ve que muchos, que ni siquiera son de aquí y que no les importa nada este municipio ni su historia, prefieren seguir enfrentados. Como dijo Machado: ”Españolito que vienes al mundo te guarde Dios. Una de las dos Españas ha de helarte el corazón”. Y así seguimos 80 años después. Una lástima», concluye.

2 Comentarios

  1. La mayoría de familias con hijos adolescentes vive con cierta angustia. Se ha construido en las mentes de sus hijos que pueden escoger su sexo como quien va comprarlo a un supermercado. El sentimiento de sus hijos «esta por encima» de cualquier conocimiento de nadie.
    Ante la ideologia woke muchos padres se encuentran como desprotegidos en un monte desarbolado, y rodeado de nubarrones. Esperan que la suerte les acompañe y les salve de la tormenta. Se ven sin argumentos. Todos los que tenían heredados de sus padres y de sus abuelos «son inútiles».
    Su impotencia como educadores de sus hijos, causada por la imposición «ideológica de estas nuevas realidad biológicas», les deja sin capacidad de reacción.
    Por otra parte, muchos profesores de las escuelas catalanas se piensan que hacen una » buena labor social». Creen que siempre ha
    existido esta «nueva biologia». Son activos en la educación del » nuevo paradigma» woke».
    También aparecen recurrentemente en las escuelas «expertos» en relaciones sexuales, y sociales; imparten clases «exprés» donde inculturan la ideología woke a niños y adolescentes.
    Todo ello repercute enormemente en la evolución de los niños, jóvenes y adolescentes.
    Su camino para llegar a ser plenamente adultos está lleno de alambradas ideológicas, que les convence de cosas que nada tienen que ver con su verdadera realidad.
    Reciben un » credo» irracional y sus padres se ven impotentes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecisiete − trece =