A Narciso Romero y a su socio la realidad les ha estallado en la cara. El problema es que la crisis económica y energética del Ayuntamiento la vamos a pagar el resto de vecinos y vecinas de San Sebastián de los Reyes.

Foto: Canal Norte TV

Cuando hace unos meses se debatieron los presupuestos municipales y el desgobierno de PSOE y Ciudadanos propuso aumentar el gasto hasta los 126 millones de euros, desde Izquierda Independiente advertimos que era una temeridad gastarse todos los ahorros como habían hecho y además endeudar al municipio en 36 millones con los bancos. Especialmente cuando ese endeudamiento no era para mejorar la vida de la mayoría de los habitantes del municipio, sino para mayor gloria de estos dos personajes públicos cara a las elecciones municipales del 2023. 

Por si fuera poco, la guerra de Ucrania ha incrementado aún más el precio de la energía, que venía marcando máximos históricos desde el año pasado. Esta subida se suma al encarecimiento de las materias primas a raíz de la pandemia del COVID, lo que ha supuesto que proyectos y obras como la de la “Ciudad del Rugby” y otras hayan incrementado enormemente su coste.

Sin embargo, ni el alcalde socialista ni su aliado quisieron ver esta realidad. Ellos prefirieron seguir con su campaña propagandística gastando el dinero público en proyectos que hoy por hoy no son prioritarios.

Ahora Sanse tiene un enorme problema, el precio de la electricidad y el gas ha sufrido un incremento de más del 400%, lo que supone un gran aprieto para las cuentas municipales. Si en años anteriores nuestro municipio gastaba unos 5 millones de euros en la energía de los edificios públicos, entre ellos el del Polideportivo Dehesa Boyal, que supone la mitad del gasto, ahora la factura puede multiplicarse por tres o por cuatro. Eso sin contar el aumento del coste del gas necesario para las calefacciones de los colegios de Sanse, algo prioritario de mantener por el bienestar de nuestros menores estudiantes.

Este coste se hubiera podido mitigar en gran medida si no hubieran ignorado la necesidad de apostar por las energías alternativas. Sin embargo, su arrogancia les ha hecho rechazar propuestas como la realizada por Izquierda Independiente para crear una empresa comercializadora de energía municipal e impulsar plantas de generación eléctrica, como la solar, utilizando espacios públicos como el parking del Hospital Infanta Sofía, tal y como propusimos. Una propuesta realista que ya funciona en otros municipios con muy buenos resultados.

Además, nuestro Ayuntamiento ha perdido la oportunidad de obtener cuantiosas subvenciones europeas. Seguramente se excusarán diciendo que ya tienen propuestas para poner placas solares en dos colegios y una escuela infantil. Pero eso solo es una mínima parte de lo que se podría haber conseguido si hubiésemos tenido un alcalde y un gobierno municipal centrado en el interés general y no en su propio interés partidista.

Por todo ello, ahora han tenido que recurrir a medidas desesperadas como bajar la temperatura en las piscinas municipales, también en las de enseñanza, lo que hace que niños y mayores pasen frío. Una denuncia que nos ha llegado directamente de muchos padres de bebés que van a matronatación y que puede suponer un peligro para la salud de los menores. La Concejalía de Deportes también ha decidido cerrar por días algunos servicios y espacios deportivos. Sin embargo, a los usuarios y a los abonados no se les ha rebajado el coste del abono.

Hay que recordar que en las medidas de recorte de energía decretadas por el gobierno de la nación se excluyen los gimnasios y piscinas. Está claro que es necesario recortar el gasto energético porque los recursos públicos son limitados, y más si la energía proviene de fuentes contaminantes, pero la situación económica de nuestra ciudad empeorará enormemente por la mala gestión municipal y económica y la mala previsión que están llevando a cabo el desgobierno de PSOE y Ciudadanos.

Para más inri, tampoco han sido capaces de asesorar y ayudar a las comunidades de vecinos que podrían haberse beneficiado de las subvenciones europeas. Esto habría convertido a Sanse en un referente en creación de comunidades energéticas y generación de energía limpia y barata.

A Izquierda Independiente nos preocupa el futuro de Sanse y el de muchas familias, que no van a poder hacer frente a los tiempos que vienen y que además no cuentan con el apoyo de Servicios Sociales por falta de medios y personal, ya que prácticamente no se ha destinado ni un euro más de los 126 millones del presupuesto del derroche. Muchos vecinos pasarán frio al no poder hacer frente a los altos costes de la energía y también muchos comerciantes tendrán problemas para hacer frente a la subida de la factura eléctrica o del gas. Desgraciadamente el dúo de mandamases seguirán sin dar la talla que nuestra ciudad se merece.

Tengo muy claro que el objetivo de participar en política, independientemente de la ideología que se tenga, no puede ser otro que el de intentar mejorar la vida de la gente. En demasiadas ocasiones solo se mira y se actúa de cara a las siguientes elecciones y ese es un error garrafal. Hay que solucionar los problemas cotidianos de nuestros vecinos y gestionar el día a día, pero también tener una visión a largo plazo. Hay que poner las bases de lo que será la ciudad en el futuro y Sanse debe de ser una ciudad sostenible medioambientalmente, activa cultural y económicamente, justa socialmente y con un buen parque de vivienda pública asequible que permita quedarse a nuestra juventud.  Desgraciadamente, al gobierno de Narciso lo único que les importa es su futuro más próximo y sobrevivir a las próximas elecciones. Está claro que el futuro de Sanse no les interesa, por eso no tienen problema en endeudar al municipio.

Pero, no hay mal que cien años dure. En breve hay elecciones e Izquierda Independiente ofrecerá de nuevo su alternativa para el cambio que Sanse merece y necesita.

Juan Torres García

Concejal y portavoz de Izquierda Independiente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

20 − quince =