Mariano Turégano García, de 82 años, vive junto a 140 personas en la Residencia y Centro de Día de Moscatelares de San Sebastián de los Reyes. Ha sido el verdadero protagonista del pleno municipal de este jueves al leer un texto en el que se explican las condiciones en las que están los mayores que residen en estas instalaciones, dependientes de la Comunidad de Madrid.

«Nuestro centro tiene esa fórmula torticera donde lo público y privado se mezcla y la gestión de nuestro dinero se vuelve opaca. Ustedes pueden ver desde fuera la lamentable situación en la que se encuentra el jardín, diseñado para hacer amable nuestra estancia. Hoy nada más que hay un secarral descuidado», comenzaba su exposición.

La crudeza llegaba cuando relataba el calor que han pasado los mayores este verano y sus consecuencias. «Dentro, en nuestras habitaciones, hemos pasado un verano de 40 grados porque la Comunidad de Madrid mira para otro lado cuando se trata de velar por la salud y el bienestar de sus ciudadanos. Algunas de nuestras compañeras y compañeros han sido hospitalizados este verano con altos niveles de deshidratación que agravan o desencadenan otras patologías. Hace una semana se comprometieron con nosotros a hacer las obras necesarias para la correcta climatización del centro. Hemos tenido que pelear mucho y salir en la prensa para conseguirlo. Ahora les toca a ustedes vigilar y hacer cumplir ese compromiso», aseveraba.

También ha hablado de problemas de seguridad. «Los compañeros que no pueden, por problemas de salud, abandonar solos el centro, salen libremente y es la policía quien después de horas, los encuentra perdidos por algún supermercado y los identifica devolviéndoles al centro. También la Comunidad de Madrid, después de pelearlo, se ha comprometido a establecer un control efectivo de errantes y a optimizar la seguridad con puertas adecuadas. Nuevamente les apelamos para que contribuyan a que esto se lleve a cabo y no permitan que sus ciudadanos, los suyos, los de San Sebastián de los Reyes, estemos en estas condiciones. ¿Quizá no está en su orden de prioridades?», comentaba.

Mariano, leyendo en el pleno. Foto: Diario de Sanse

A su vez, Mariano, ha tenido palabras para los y las profesionales que les ayudan en su día a día. En concreto, ha hecho referencia a la precariedad de su trabajo: «La falta de personal hace que estén trabajando en unas condiciones lamentables. Los 40 grados también son para ellos y tienen que hacer su trabajo y el de los puestos que no están cubiertos. Nos dicen que no encuentran personas que quieran trabajar. Pero nosotros sabemos cómo funciona todo esto. Hay en nuestro país un porcentaje muy alto de personas que, aun trabajando, no pueden llegar a fin de mes porque los sueldos son miserables. Será imposible tener una plantilla completa y estabilizarla si los salarios y las condiciones laborales son tan lamentables. La consecuencia es nuestra desatención, y esa desatención puede precipitar situaciones trágicas», señalaba.

Continuaba ese relato acordándose de las personas que no tienen sus capacidades cognitivas como para defender sus derechos. «Hoy estoy yo aquí en representación de mis compañeros y compañeras, de los que pueden expresarse correctamente y reclamar sus derechos y también de los que, desgraciadamente, no pueden hacerlo porque sus capacidades cognitivas no son las de antes. Ellos no pueden protestar y muchas veces aprovechan esa condición para tapar las negligencias», puntualizaba.

Seguía su argumentación enumerando otras carencias como falta de ropa y comida en unas condiciones mejorables. «Podría extenderme mucho más explicándoles que no hay personal en lavandería y muchas veces no tenemos ropa en nuestros armarios porque los montones de prendas sin clasificar se acumulan en los sótanos de la residencia. Podría decirles que muchas veces la comida es tan deleznable que estamos horas y horas sin comer nada, podría decirles que nuestra privacidad queda reducida al absurdo y que no podemos tener nada en nuestras habitaciones porque nos desaparece al instante…”.

También aprovechaba su turno para «tirar de las orejas» al Ayuntamiento de Sanse. «Hemos venido ya a este Ayuntamiento en otras ocasiones a pedir ayuda. Que no son sus competencias nos dicen. Les voy a explicar por qué sí son sus competencias. Porque nosotros somos ciudadanos y ciudadanas de San Sebastián de los Reyes. Ustedes también gobiernan para nosotros y gracias a nosotros. ¿Podemos mirar para otro lado mientras la ladrona apalea a una señora hasta robarle el bolso? Podemos hacerlo porque no somos policías y no es nuestro trabajo. Pero ¿qué clase de personas seríamos? ¿Acaso no es un delito la omisión del deber de socorro? Podemos justificar casi cualquier cosa y sus contrarias, ustedes sabrán si es así como quieren vivir», aclaraba.

Y es que Mariano solo pide poder vivir con dignidad. «Nosotros no hemos nacido con ochenta años. Hemos trabajado mucho, ustedes lo deberían saber porque hoy disfrutan de privilegios que nosotros peleamos, no para nosotros, ¡sino para ustedes! Eso no se consigue mirando para otro lado. Es insólito que hoy estemos aquí pidiendo vivir con dignidad. Así que no nos cuenten historias de competencias y póngase a trabajar torciendo la voluntad de quien tiene la responsabilidad e intenta eludirla».

 

Por último, ha apelado al compromiso de los políticos locales. «Nos gustaría irnos de aquí con el compromiso de todos ustedes, los que nunca nos han escuchado y los que lo han intentado, de que van a ocuparse de nosotros. Vendremos, si es necesario, una y mil veces hasta que entiendan que sí, que sí es su asunto», concluía para posteriormente arrancar un aplauso de todos los presentes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

dieciocho − 15 =