Ana Sanz, CEO y directora de la Fundación ConecTEA, ha concedido una entrevista a este diario para explicar que el autismo es un trastorno que debe ser entendido como un cambio, y como ella misma afirma, la vida es un cambio constante. 

Fotografía: Fundación ConecTEA

Pregunta. ¿Desde hace cuánto trabajan en el autismo? ¿Cómo surgió la creación de esta fundación?

Respuesta. Somos una fundación que crecimos a través de NorTEA y desde 2018 intentamos cumplir con el objetivo del que surgió la propia fundación, es decir, la finalidad principal es la de mejorar la vida de nuestros hijos, familiares y cualquier afectado por el Trastorno del Espectro Autista (TEA) así como realizar y participar en acciones de inclusión y normalización social.

P. ¿Has visto una evolución desde que se creó ConecTEA hasta ahora?

R. Dependiendo desde el punto en el que lo mires, porque yo creo que en España se ha evolucionado muchísimo y cada día tenemos más información sobre este trastorno. El problema principal es que estos datos, por parte de los psicólogos, terapeutas o más personal que trabaja en este tipo de asociaciones, no son del todo comprendidos. Sin embargo, países como Canadá, nos llevan mucha más ventaja, pero yo solo espero que esto dentro de varios años podamos evolucionar al mismo nivel. 

P. ¿Cuál es el objetivo de la fundación?

R. El objetivo principal de la fundación es apoyar a las personas con autismo para lograr sus máximas aspiraciones en el transcurso de la vida e inclusión en la sociedad. Además, los valores que definen a ConecTEA y con los que trabajamos diariamente se resumen en respeto, inclusión, confianza, valor e integridad, para así, poder brindar el mejor servicio posible a las personas con autismo y a sus familias. 

Fotografía: Fundación ConecTEA

P. También, tienes una hija de 11 años con este trastorno. 

R. Así es, mi hija actualmente tiene 11 años y le diagnosticaron autismo con 15 meses. Yo tuve una gran depresión porque no tenía ningún tipo de información sobre lo que era el autismo y, además me dijeron, cuándo ella tenía dos años, que la tenía que incapacitar y que no iba a llegar a nada en la vida. Todo eso me ha enseñado mucho a la hora de estar al frente de esta fundación y el poder ayudar a las familias, lograr entender que tu hijo no está enfermo y que solo tiene alguna capacidad menos desarrollada en el cerebro, no quiere decir que no pueda vivir de una manera normal, sin sentirse diferente. 

P. ¿Has tenido alguna mala experiencia como directora?

R. Mala experiencia no, pero sí que he tenido muchas experiencias muy duras con los padres que, obviamente, algunos vienen con mucho miedo y sin admitir que su hijo puede ser autista. Muchas veces el no aceptar la realidad es complicado y sobre todo, doloroso. 

P. ¿Cómo esperas la fundación dentro de unos años?

R. Siempre que me hago esta pregunta y cuándo vosotros me la hacéis, siempre llego a la misma respuesta. Yo quiero todo, siempre aspiro a todo para que se pueda seguir avanzando y que las personas que padecen TEA puedan llegar a tener una vida normal sin ningún tipo de discriminación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here