Última hora de la campaña antigrafitis de San Sebastián de los Reyes. Y es que varios vecinos han denunciado a uno de los mayores grafiteros del barrio de los Arroyos. Según diversos testimonios ya se informó a la Policía de pintadas en las fachadas hace tiempo y ahora se ha conseguido dar con el responsable.

Grafitis en el Barrio de los Arroyos. Foto: Diario de Sanse

El individuo cuenta con más de 70 firmas en la localidad. Fuentes municipales animan a la participación ciudadana para denunciar a estas personas «puesto que los gastos los pagamos todos».

Hay que recordar que el Gobierno municipal activaba hace unos días las brigadas antigrafiti para eliminar pintadas de fachadas. El servicio aprobado entrará en funcionamiento en las próximas semanas, tiene una duración de dos años y destina una inversión de casi 180.000 euros repartidos a partes iguales en este periodo.

El servicio contará con dos equipos de trabajo que tendrán como apoyo un vehículo con depósito de agua de 1.000 litros, maquinaria autónoma de agua caliente a presión y que, además, utilizarán productos de limpieza con etiqueta ecológica europea. Los trabajos se realizarán en horario diurno, de 8 a 20 horas, y serán comunicados previamente a las comunidades de vecinos afectadas para que den su consentimiento.

El pasado mes de abril los vecinos del barrio de los Arroyos pidieron al Ayuntamiento mejorar en la limpieza de los grafitis. «El barrio está históricamente bastante dejado. El tema de los grafitis es muy preocupante. Afecta a todos los bloques de edificios. Es un problema porque te encuentras pintadas incluso de reivindicaciones de ETA o los Latin Kings. Los niños preguntan sobre esto y no sabes que decirles», explicaba un vecino.

Hay que decir que las multas por hacer grafitis, con la reforma del código civil de 2015 se han endurecido, pero se tiene en cuenta la gravedad del delito cometido. Según expertos abogados penalistas, «En relación con los grafitis (deslucimiento de bienes muebles o inmuebles) no se ha creado un delito específico para ello, lo que nos permitiría concluir que este hecho deja de estar castigado penalmente y podría serlo bien administrativamente (si el bien es de dominio público) o civilmente (cuando sea privativo de una persona)».

Si se considera que realizar un grafiti no sería constitutivo de delito, entonces se producirían dos posibilidades:

– Si el grafiti se hace en propiedad privada, el propietario podría reclamar civilmente la reparación de ese daño. De manera resumida, ello no implica ninguna sanción sino la obligación de reparar a la persona en cuestión el daño causado, es decir, pagarle el dinero que le ha costado al dueño limpiar la pintada realizada.

– Si el grafiti se hace en propiedad pública, se podría imponer una sanción administrativa puesto que el perjudicado no es un particular cualquiera sino el Estado, la Comunidad Autónoma o algún ente administrativo.

Si fuera considerado delito: Una pena de 6 a 24 meses de multa, sin embargo con la reforma prevista se añade un nuevo apartado que dice “si el hecho (…) fuera de escasa gravedad, se impondrá la pena de multa de 1 a 3 meses. En ningún caso se considerarán de escasa gravedad los casos en los que el valor de los daños fuera superior a 1.000 euros”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here