Familias empobrecidas que no saben que pueden pedir ayudas para que sus hijos disfruten de las actividades de verano propuestas por el Ayuntamiento y se ven obligadas a dejarlos solos, con la compañía de las pantallas. Un servicio de mediación familiar que funcionaba muy bien para gestionar conflictos de todo tipo y que, inexplicablemente, desde la pandemia ha desaparecido justo cuando más necesario es. Una ayuda escolar de tan solo 50 euros que se obtiene después de muchas colas y papeleo, cuando el gasto en material escolar es de mínimo 100 euros. Los días sin cole que las familias solo pueden solicitar por la web, aunque no tengan muchas competencias digitales o una buena conexión…

Todos estos casos reales muestran cómo el Ayuntamiento de San Sebastián de los Reyes no facilita, sino que más bien dificulta, el acceso a los servicios y ayudas sociales, cuando, como no nos cansamos de denunciar, la emergencia social provocada por la pandemia sigue causando estragos en nuestros barrios.

Hace apenas dos meses, el Ayuntamiento anunciaba a bombo y platillo la aprobación del “presupuesto más ambicioso de la historia de Sanse para seguir impulsando la ciudad”, tal como se señalaba en la revista del consistorio La Plaza de Sanse. Se trata, decía el concejal de Economía y Hacienda, de “uno de los mayores retos de inversión y dinamización de la ciudad, con un montante económico muy importante que sigue en la línea de expansión y modernización que nos hemos propuesto desde el inicio del presente mandato”. Entre las prioridades de este presupuesto ambicioso está el asfaltado de la ciudad, remodelación de parques, jardines y algunas calles, la modernización del sistema informático, el mantenimiento de centros educativos y otros recursos municipales y más fondos para los contratos de limpieza, deporte y el mantenimiento viario.

Solo después de esta larga lista figura lo que se considera “La firme apuesta del Gobierno municipal por atender los servicios sociales”, con un aumento de 275.000 euros (que, cabe indicar, supone tan solo un 10% del aumento de la inversión destinada a Deportes, buena parte de la cual se destina a mejorar instalaciones deportivas municipales cuyo acceso no es nada asequible para las familias cuya situación económica se ha visto muy perjudicada por la pandemia).

Creemos que, en contra de lo que proclama, el Ayuntamiento no apuesta firmemente por atender los servicios sociales. Los datos y la situación de centenares de familias que siguen en contacto con nosotras y nosotros dos años después muestran lo contrario. Si de verdad quieren apostar por los servicios sociales, aumenten la inversión notablemente, no supriman la mediación familiar y garanticen que todas las familias empobrecidas de nuestro municipio tengan noticia y sepan cómo solicitar las ayudas sociales. Queremos una ciudad solidaria y justa, no una ciudad que impulse la desigualdad y la exclusión social.    

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here