Un archivo municipal si ha sobrevivido a los desastres naturales como fuegos e inundaciones y a los más abundantes: los humanos, tales como intrusismo, expolio, saqueos, acciones de guerra, etc. y por supuesto algún “poco cultivado” funcionario o político que considera que los papeles viejos no sirven para nada y sin más pueden ir a la papelera o la estufa en invierno, os aseguro que hay todo un “mundo” de sorpresas históricas en este aspecto.

Nuestro Archivo Municipal ha padecido algunas de las acciones humanas anteriormente enumeradas: expolio y saqueo de las tropas francesas y a algún que otro funcionario avispado con ínfulas de historiador. A pesar de todo ello se ha salvado gran parte de su documentación histórica.

El Archivo Municipal conserva un patrimonio documental bastante “completo” que puede ofrecer a los investigadores o estudiosos una amplia información de nuestro pasado histórico, y por qué no decirlo, muy interesante también para la curiosidad.

Como ejemplo de lo anteriormente expuesto voy a referirme a la serie de Bandos y Avisos de los que se conservan bastantes ejemplares.

De entre ellos me voy a detener en un Aviso en particular, impreso en el año 1793, y que se refiere a una oferta que hizo al rey el Duque del Infantado, don Pedro Alcántara de Toledo Salm y Salm, de levantar, vestir y armar a sus expensas con gente voluntaria un Regimiento de Infantería con la denominación de “Voluntarios de Castilla”, compuesto de tres batallones, acompañado de un tren de artillería de campaña con setenta caballos para su transporte, a fin de contribuir a la actual guerra contra los franceses, al honor de la Corona y mostrar a S.M. su lealtad y amor, yendo en persona a servir en el ejército, y hace saber a todos los que voluntariamente quisieren alistarse para acompañarle, lo siguiente:

“Que se admitirá a todos los mozos honrados de robusta salud, con buena disposición para el servicio y que no bajen de cinco pies y una pulgada de estatura, y cuya edad no pase de treinta y tres años.

Que se alistarán por el tiempo que quisieren, con tal que no baje de cuatro años, contados desde el día del enganche.

Que a los que se alistaren les gratificará el Duque en el acto de la filiación con 200 reales vellón y con la de 40 en el día que pasen la primera revista.”

Y a continuación hay una serie de puntualizaciones sobre la posibilidad de subsidios si quedasen inválidos para trabajar, y que en caso de fallecimiento durante el desempeño se les señalará dos reales diarios a los padres.

Actualmente el “Regimiento de Voluntarios de Castilla” es el de Castilla nº 16, conocido como “El Héroe” y como ya se ha indicado se creó a expensas del Duque del Infantado y con ubicación en las plazas de Leganés, Vicálvaro y posteriormente pasó a Aranjuez, y destinado a hacer frente a la República Francesa tras la ejecución de Luis XVI.

Este Regimiento ha intervenido en acciones memorables desde su creación. Su primer hecho de armas es durante la Guerra del Rosellón (1794-1795) mantenida con Francia y a consecuencia de ella España pierde el Rosellón y parte de la Cerdaña.

En 1801 en el sitio y rendición de Campo Mayor en la Guerra con Portugal, llamada de “las naranjas”, durante la cual se tomaron varias localidades portuguesas y tras el tratado de paz firmado le fueron devueltas excepto las de Táliga y Olivenza que fueron anexionadas a la provincia de Badajoz. En el folklore de esta última localidad encontramos una jota llamada “la uva” y que el estribillo dice:

            Las muchachas de Olivenza,

            No son como las demás,

            Porque son hijas de España ¡ay!

            Y nietas de Portugal.

Durante la Guerra de la Independencia es de destacar su actuación en la defensa de Zaragoza, donde se apodera a bayoneta calada del Monte Torrero, así como en los combates de Morella y Benicarló.

En Méjico, entra en acción en varias batallas: Ixtapa, Atapasco, Jamapa y en la de Tapeaca consigue el escudo de distinción con el lema “Por la integridad de las Españas”.

Interviene en la primera guerra carlista en las batallas de Estella, Mendigorría y Montejurra. En 1859 toma parte en la toma de la ciudad de Tetuán defendiendo los reductos africanos que detenta la corona española durante el reinado de Isabel II. En la segunda guerra carlista combate en Valmaseda, Monte Esquinza, Somorrostro y en el sitio de Bilbao.

Con posterioridad, entra en combate en las campañas de Cuba (1895-1898), Marruecos (1921-1927) y en la de Ifni (1957-1958).

En 1965 toma su actual denominación de “Regimiento de Infantería Mecanizada Castilla Nº 16”, en 2015 pasó a llamarse Regimiento Acorazado Castilla 16, desde 1883  su  ubicación está en la ciudad de Badajoz.

Isabel II le concedió en 1852 la Cruz Laureada de San Fernando colectiva al Regimiento y la “corbata” para su bandera.

Una de sus últimas actuaciones ha sido la de participar, encuadrada en fuerzas de la ONU, en las operaciones para el mantenimiento de la paz en Bosnia-Herzegovina.

En Irak igualmente ha participado en la operación de la instrucción del ejército iraquí como parte de la coalición internacional contra el yihadismo integrada por 60 países y liderada por Estados unidos.

También ha participado en diversas misiones de tipo humanitario y de mantenimiento de la paz además de la ya citada de Bosnia- Herzegovina, en Kosovo. El Salvador, Indonesia y el Líbano.

Como decía al principio, nuestro Archivo Municipal conserva un rico e importante patrimonio documental que actualmente se encuentra microfilmado y digitalizado y que trataré de iros mostrando en otros artículos.

Lo que sí no he podido averiguar es si algún mozo de Sanse se alistó en este Regimiento de Voluntarios de Castilla.

Santiago Izquierdo G. Bárcena

Archivero Municipal emérito y Cronista Oficial de San Sebastián de los Reyes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here