Luc Germon es un famoso abogado que no tiene nada que demostrar a nadie y cree que lo ha conseguido todo en la vida. Un nuevo cliente llega a su vida, Gilles Fontaine, uno de los más importantes empresarios franceses, acusado de haberse hecho con una increíble propiedad en la Costa Azul, llamada Villa Caprice, pero en circunstancias sospechosas. Furioso y humillado por haber sido engañado, Fontaine confía en los conocimientos y habilidades de Germon para sacarle de ese problema. Pero poco a poco, tras una serie de eventos, los aliados dejan de ser tan cercanos y pasan a convertirse en enemigos.

Crítica El Caso Villa Caprice. Foto: Chema Vega

El emparejamiento de abogado y defensor es un clásico en el cine, no siempre con el resultado esperado o deseado por ambas partes. Villa Caprice es una interesante película que pone sobre la mesa, si es legítimo defender a todo tipo de malhechores, y salir de forma airosa.

Que los tentáculos del poder llegan a todas las capas de la sociedad es por todos conocido, incluso a la justicia. Qué ocurre cuando un abogado no comparte los mismos métodos y no es seducido por el poder, y de que forma afecta este hecho a personas de principios inquebrantables. Es cuestionable moralmente salir indemne de una situación difícil o un delito manifiesto, que la justicia tiene un precio y que solo los poderosos se la pueden costear es obvio.

En las palabras del director, Bernard Stora: “el poder es obviamente lo que me interesaba: quién lo posee, quién tiene derecho a tomar la decisión final. A veces, una persona que cree estar al mando no es más que un peón en un juego cuyas reglas no comprende. Pero también me interesa cómo colaboran los distintos poderes -político, económico, judicial».

En una sociedad extremadamente cruel, la más mínima debilidad puede tener un efecto dominó que lleve a la muerte social o incluso a la propia muerte, de aquellos que son peones movidos por los poderosos, un tema cada vez más repetido y recurrente en nuestro cine contemporáneo. El veredicto final sobre el caso Villa Caprice, este viernes 21 en salas de cine.

Film protagonizado por Niels Arestrup (Van Gogh, a las puertas de la eternidad, Regreso a Montauk), Patrick Bruel (Lo mejor está por llegar, Una familia), Michel Bouquet (L’origine de la violence, L’antiquaire) e Irène Jacob (The OA, Dark).

Chema Vega

                                                                                                

Ficha de la película

Estreno         21 de enero de 2022.  Drama.

Director         Bernard Stora

Guión            Bernard Stora, Pascale Robert-Diard

Intérpretes    Irène Jacob, Niels Arestrup, Patrick Bruel, Michel Bouquet.

Duración       103 min

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here