Ya han pasado casi tres desde que empezó el año escolar, un año muy particular con tantas medidas y protocolos con el objetivo de prevenir contagios por COVID-19.

Por eso, la Delegación de San Sebastián de los Reyes de FAPA Francisco Giner de los Ríos explica la «buena adaptación» por parte de los alumnos a los constante cambios de protocolos sanitarios escolares, específicamente en las etapas educativas más tempranas, según explican los centros escolares a las familias.

Sin embargo, lo es el mismo caso en cuestión con la respuestas de los administraciones al establecimiento y funcionamiento de los protocolos sanitarios, «estamos observando una gran descoordinación entre las Consejerías de Educación y Sanidad» afirma Ángela Sesto, presidenta de la delegación. Y es que los protocolos a seguir en el momento que aparece un caso positivo de COVID-19, han cambiado numerosas veces desde el inició el curso. Además sumando «las dificultades a la hora de poder contactar con Salud Pública cuando se diagnostica un caso», y hay que recordar que el coordinador de COVID-19 de cada institución no es un personal cualificado si no un personal docente.

«Estamos teniendo muchas dificultades a la hora de poder llevar a cabo una conciliación laboral»

En cuestión con la realización de test, nos explica que hay «grandes retrasos en la obtención de resultados» y en la actualidad solo se le realiza a personas con síntomas a pesar de que muchos casos son asintomáticos y todos tienen un contacto muy estrecho. «Y las familias estamos teniendo muchas dificultades a la hora de poder llevar a cabo una conciliación laboral cuando un aula es puesta en cuarentena y nuestro hijo o hija no tiene un diagnóstico positivo, ya que no se ha desarrollado un marco al que poder acogernos en estas circunstancias» afirma.

Con respecto a las modalidades de estudio, la FAPA Sanse opta por «educación presencial siempre que las condiciones higiénico sanitarias lo permitan y, en este marco, no entendemos cómo cursos como 3o y 4o de la ESO, que forman parte de la enseñanza obligatoria, han sido relegados a un régimen semipresencial. Del mismo modo que tampoco entendemos que se haya hecho con 2o Bachillerato, aunque no obligatorio, fundamental a la hora de continuar con unos estudios universitarios. Máxime, cuando a centros privados sí se les está permitiendo impartirlo en régimen de presencialidad. Lo que supone un claro agravio comparativo con la educación pública y una vulneración de derechos de nuestros hijos e hijas»,concluye.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here