A nada del regreso a clases y la asociación que defiende los derechos de niños, familiares y cualquier afectado/a por el Trastorno del Espectro Autista (TEA) esta en una total incertidumbre.

Por la falta de información por parte de la Consejería de Educación y los aumentos de caso lo que hace es que se provoque más ansiedad” explica Ana Sanz, presidenta de NorTEA. Además explica que las familias “no quieren volver a un estado de confinamiento”, además las personas  con Trastorno del Espectro Autista es una enfermedad relacionada con el desarrollo del cerebro que afecta la manera en la que una persona percibe y socializa con otras personas, lo que causa problemas en la interacción social y la comunicación, siendo como prioridad la presencialidad “es complicado colocarlos durante muchos tiempo al frente de un ordenador” ha explicado.

Por otro lado, NorTEA tiene un vinculo muy estrecho con ConecTEA y con la vuelta a las instalaciones «tenemos un plan de contingencia desde el primero de junio. Lo que nosotros hacemos como fundación es enseñarlo a usar la mascarilla pero no es una tarea fácil “poco a poco, es como enseñarlos atraerse las agujetas”. También realizan las medidas de seguridad al pie de la letra “con tal de minimizar lo más posible futuros contagios, al final tenemos que convivir con el virus” ha explicado.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

doce + 9 =