La Policía Nacional, en colaboración con las Policías Locales de Sanse y Alcobendas, han detenido a diez personas por, presuntamente, vender drogas en dos narcopisos situados en nuestra localidad. Estos establecimientos ya han sido desmantelados por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

La Policía Local de Sanse ha sido fundamental para el éxito de la operación.

A los arrestados se les imputan supuestos delitos de tráfico de drogas, pertenencia a grupo criminal y defraudación del fluido eléctrico y cuentan con numerosos antecedentes, informa en una nota de prensa la Jefatura Superior de Policía de Madrid. Ya han sido puestos a disposición judicial.

Los detenidos incrementaron su actividad durante el confinamiento por la pandemia de la COVID-19, según la Policía, que se incautó en los registros de más de tres kilos de marihuana, 600 gramos de hachís, cocaína, cristal, metanfetaminas, pastillas y 8.000 euros en efectivo, y de gran cantidad de útiles y productos para la elaboración de las drogas.

La investigación se inició durante noviembre y diciembre del año pasado con el objetivo de reprimir el tráfico de drogas a pequeña escala y ha culminado en esta operación exitosa.

En una zona de Sanse, los agentes detectaron un incremento considerable de la venta de sustancia estupefaciente en vía pública y tras diversas gestiones consiguieron localizar la existencia de dos puntos de venta, identificando a los moradores. Estos narcopisos mantenían un flujo constante de personas que se vio «incrementado considerablemente» durante el periodo de confinamiento.

Además de los registros policiales de las viviendas, la compañía de suministro eléctrico también realizó una inspección y comprobó que «se estaba produciendo una defraudación del fluido eléctrico», señala el comunicado.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

19 − ocho =