La celebración de las fiestas en honor al Cristo de los Remedios 2020 en Sanse están en entredicho debido a la crisis del coronavirus. Y es que el Ayuntamiento de nuestra localidad continúa trabajando en ellas, pese a no ser lo más importante ahora mismo. Recordemos que su celebración será del 25 al 31 de agosto de 2020. Una fecha en la que, todo parece indicar, que el virus covid-19 debería estar en una fase menor. ¿Suficiente como para permitir este evento con normalidad?

Esta semana el Gobierno Municipal de Sanse anunciaba los requisitos para la gestión de las casetas del Recinto Ferial por parte de peñas y colectivos sociales. Algo que no ha sido bien recibido por la mayoría de vecinos. ¿Era el momento para publicar esto? ¿Quién se va a gastar ahora mismo más de 1000 euros en pagar este canon?

El Alcalde y el Vicealcalde en la presentación de las fiestas del 20 de enero

La justificación de seguir adelante con las fiestas por parte del Vicealcalde Perdiguero en la rueda de prensa virtual del pasado 16 de abril fue que «no podemos esperar a que nos diga el Gobierno a que no las hay. Quizás haya que cambiarlas a septiembre o no las tendremos. Estamos trabajando como si hubiera fiestas». Sin embargo, la lógica dice que estas fiestas 2020, si las hubiera, serían con numerosas limitaciones.

Evidentemente, habría reducción de aforo a conciertos o festejos taurinos, lo cual para un artista musical o cultural de primer nivel no sale muy rentable económicamente. El Recinto Ferial tampoco podría verse expuesto a una aglomeración de gente como todos los años con unas atracciones que tendrían las huellas dactilares de todos los presentes. Y ya ni hablemos de los encierros, santo y seña de Sanse nacional e internacionalmente, con sus gradas repletas dentro y fuera de la plaza de «La Tercera».

Madrid capital ya ha anunciado que se suspenden todos los festejos populares hasta el mes de octubre. ¿Hará lo propio la Comunidad de Madrid con las de Sanse? Tampoco pasaría nada si se celebraran este año las de Sanse cuando las condiciones sanitarias sean óptimas. Algo que no parece que será en agosto. Quizás sí en septiembre/octubre, según los expertos.

De continuar adelante, no sería descabellado ver a la gente con las mascarillas y los guantes bailando en la Plaza de la Constitución o paseando por los puestos típicos de la Avenida Reyes Católicos. La sensatez dice que tarde o temprano el gobierno municipal, autonómico o nacional darán como suspendidas nuestras fiestas de agosto.

La pregunta es clave ¿Qué político cargará con la responsabilidad de anunciar esta medida impopular? Entre todos se pasarán la pelota. Como siempre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here