A pesar de las inclemencias meteorológicas, la emoción y la adrenalina siguieron fluyendo en el octavo y último encierro de las Fiestas del Santísimo Cristo de los Remedios de San Sebastián de los Reyes. La lluvia regresó a la manga de los encierros, y desde la megafonía se hizo un llamado constante a la precaución debido al pavimento mojado y a mantener una distancia segura con la manada para evitar situaciones de peligro.

Los toros de la prestigiosa ganadería El Pilar hicieron una entrada espectacular en la plaza de toros «La Tercera» en tan solo un minuto y 45 segundos, marcando así un cierre emocionante para estos festejos anuales.

A pesar de la lluvia, las carreras siguieron siendo extraordinarias, con la manada dividida en tres partes en varios momentos, un toro liderando y otro rezagado, lo que creó situaciones de alta velocidad y destreza, especialmente en áreas como la calle Real Vieja. Sin embargo, también hubo momentos de riesgo y emoción en la curva de Real con Estafeta.

Debido a las previsiones meteorológicas adversas, la asistencia de público no alcanzó los números habituales de un fin de semana, pero las gradas de la plaza de toros estaban llenas, y se calcula que alrededor de 1,100 personas se alinearon en el recorrido del encierro.

En cuanto a incidentes, solo se registró una persona atendida por una caída y una pisada de un cabestro en la curva de la calle Estafeta. Pedro Martínez, responsable de Protección Civil, destacó que el balance de los encierros de este año ha sido muy positivo, con un número reducido de heridos.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

4 × 1 =