El estado de la comida en las residencias de mayores ha vuelto a ser noticia recientemente en Madrid. La residencia pública Moscatelares, de San Sebastián de los Reyes (Madrid) ha sido sancionada por la Consejería de Política Social con una multa de casi 34.000 euros tras una inspección durante la cual un técnico constató que en cocina se iban a servir productos caducados. «Tarrinas de puré de merluza, zanahoria y arroz caducadas desde el 11 de febrero de 2022», es lo que aparece en el informe el trabajador de la administración regional. Tras esta situación, se abrió un expediente sancionador a la empresa que gestiona la residencia pública.

Por ello, la Plataforma Sanidad Pública Zona Norte ha decidido dar un paso adelante. Y es que ha convocado una manifestación este 7 de julio a las 20:00 horas a las puertas del centro (Calle Marie Curie, s/n). El colectivo quiere dar su apoyo a los usuarios y usuarias de la residencia, en solidaridad con los familiares y exigir un trato decente a los mismos. También, quiere recordar la falta del personal necesario para el centro y la inacción tanto del Gobierno Municipal de Sanse como de la Comunidad de Madrid, titular final del centro.

Hay que recordar a uno de los usuario e los usuarios de la residencia, Mariano Turégano, que el pasado mes de septiembre denunció ante el Pleno de San Sebastián de los Reyes el estado en el que él y otros compañeros viven en este centro. «Intentaron cambiar desde aquello. Pero otra vez volvieron a las andadas. Primero dijeron que era la cocinera; luego, que la iban a echar. Y así estamos: una de cal y otra de arena. No conseguimos del todo que cambiaran. Una vez hablamos, allá por septiembre, algo mejoró, pero desde entonces nada. En la actualidad estamos regular», ha dicho. De hecho, Turégano ha confirmado que «la comida no termina de ser como debiera». El usuario ha recalcado que «un día ponen algo que está regular y otro día no se puede ni comer».

Por su parte, la empresa gestora se defiende asegurando que «la fecha del consumo preferente y la caducidad son cosas diferentes» Macrosad, empresa encargada de la gestión de este centro público, alegó que los productos que ofreció a los usuarios de la residencia no estaban caducados; sino que había pasado su fecha de consumo preferente. A pesar de que esta no indica que exista riesgo para el consumo, desde la administración sí recuerdan a la compañía que el haber traspasado esa fecha sí implica que los alimentos han perdido de forma importante su valor nutricional. Más aún, teniendo en cuenta que había pasado algo más de un año.

Turégano apunta que «la calidad de la comida va por jornadas. Sin embargo, insiste en que la calidad de la comida no es siempre adecuada para los usuarios del centro».

El propio Turégano asegura que la calidad de aquella cena, puesta como ejemplo de la comida que suelen ofrecerles, era tan deficiente que apenas ningún mayor acabó el plato: «Algún compañero dijo que se la había comido, pero vamos; mentira. Era agua con guisantes y aquí cualquier compañero te lo puede decir: no se la comió nadie», asevera.

 

«Los servicios sociosanitarios son imprescindibles para la ciudadanía, y especialmente para nuestras personas mayores y/o dependientes, y sus condiciones sanitarias y humanitarias una de nuestras luchas. Es por ello, que invitamos a todos los vecinos y vecinas de la Zona Norte de Madrid, especialmente a los de Sanse, así como a usuarios, familiares y trabajadores de la residencia de Moscatelares a participar en la concentración», concluyen desde la plataforma.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

uno × cinco =