El Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid – Barajas ha dado un paso más para mejorar sus infraestructuras. Y es que desde este 23 de febrero ha implantado el Proyecto Ambar. Constituye un ambicioso esfuerzo por modernizar el control aéreo y elevar las posibilidades operativas de la mayor infraestructura de la red de Aena. El plan responde al cumplimiento de una regulación comunitaria.

Foto: ENAIRE

El objetivo, según ENAIRE (gestor público de navegación aérea) es dar cumplimiento a los requisitos reglamentarios europeos así como optimizar la gestión del tráfico aéreo, proporcionando, además, una mejora de la eficiencia en las operaciones aéreas, mejorando además la sostenibilidad con respecto a los procedimientos actuales, suponiendo importantes ahorros para las compañías aéreas en términos de calidad de servicio, reducción de consumo de combustible y menores emisiones de gases contaminantes.

A su vez, desde ENAIRE aseguran que evitará el sobrevuelo de poblaciones de la zona norte, o bien se atravesarán a gran altura, y de los cielos de Madrid en vuelos nocturnos.

«Es necesario destacar que los cambios propuestos en el proyecto AMBAR no modifican sustancialmente el impacto acústico en relación con el escenario actual en las proximidades del Aeropuerto, existiendo, además, mejoras significativas desde el punto de vista de las emisiones de ruido en áreas más alejadas del mismo», apuntan.

 

Por último, aclaran que «no se han detectado impactos significativos sobre la avifauna, espacios protegidos, conservación de los enclaves RED Natura 2000 o afección alguna sobre los parques nacionales que puedan derivarse de la implantación del proyecto», concluye ENAIRE.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × cinco =